Local

Un atentado sacude Pakistán a sólo dos días de los comicios

La violencia salpicó ayer el final de campaña electoral en Pakistán. Al menos 37 personas murieron y un centenar resultaron heridas en un atentado suicida contra el partido opositor de la difunta Benazir Bhutto. Esta masacre se produce a dos días de unas convulsas elecciones. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 00:13 h.

TAGS:

La violencia salpicó ayer el final de campaña electoral en Pakistán. Al menos 37 personas murieron y un centenar resultaron heridas en un atentado suicida contra el partido opositor de la difunta Benazir Bhutto. Esta masacre se produce a dos días de unas convulsas elecciones, que ya se suspendieron en enero a causa de los atentados.

El atentado se produjo en el cinturón tribal fronterizo con Afganistán, en la localidad de Parachinar, una zona habitual de ataques. Los primeros informes policiales apuntaban a que la bomba estaba adosada a un coche que tenía como objetivo a Riyaz Hussain Shah, candidato independiente apoyado por el Partido Popular de Pakistán (PPP), que logró salir ileso.

El ataque tuvo lugar enfrente de la sede del PPP en Parachinar, donde se congregaron seguidores del partido para escuchar a Shah, según explicó su portavoz, Farfatullah Babar. Según las primeras versiones, el terrorista suicida condujo su coche hacia la multitud, que logró detenerlo, momento en el cual el hombre hizo detonar los explosivos que portaba.

Este ataque es el primero que tiene el Partido Popular de Pakistán como objetivo desde el que costó la vida a su líder, Benazir Bhutto, y a una veintena de personas el pasado 27 de diciembre de 2007 en Rawalpindi, ciudad vecina de Islamabad. Aquella acción terrorista supuso el aplazamiento hasta el 18 de febrero de los comicios legislativos que, inicialmente, estaban previstos para el 8 de enero, tras desatarse una ola de violencia por los seguidores de Bhutto.

Desde aquel atentado, los candidatos adoptaron estrictas medidas de seguridad en sus escasas apariciones públicas, desde urnas de cristal antibalas y barreras de seguridad compuesta por vigilantes hasta altas vallas de separación con los asistentes al mitin. Pese a las medidas, el de ayer fue el tercer atentado contra un partido de los últimos ocho días de campaña. Los otros dos fueron contra el Partido Nacional Awami, un grupo de la tribu pastún laico y minoritario.

Estos ataques se registraron en la región tribal de Waziristán del Norte y en la provincia de la frontera del noroeste, dos zonas con colegios electorales sujetos a protección especial por el riesgo evidente de atentados.

Despliegue. El Ejército paquistaní ya completó el pasado viernes el despliegue de todos sus efectivos -81.000 entre soldados y paramilitares- para garantizar que la votación de mañana se desarrolle con normalidad, tarea que compartirán con 305.000 agentes de Policía. El jefe del Ejército, el general Ashfaq Kiyani, visitó ayer algunas de esas tropas en las conflictivas Waziristán del Norte y del Sur. La protección militar no evitó que tres colegios fueran ayer destruidos en Khar, la región tribal de Bajaur.

  • 1