Deportes

Un autogol mete a España en la final en el último segundo

Un autogol de Adriano Foglia en la última décima de la prórroga, tras rebotarle en la pierna un balón que España había estrellado en el palo, permitió a la selección española vencer por 3-2 a Italia y clasificarse para su cuarta final consecutiva de un Mundial. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 16:54 h.

Un autogol de Adriano Foglia en la última décima de la prórroga, tras rebotarle en la pierna un balón que España había estrellado en el palo, permitió a la selección española vencer por 3-2 a Italia y clasificarse para su cuarta final consecutiva de un Mundial, que disputará ante Brasil.

Tal y como se esperaba, la reedición de la final del Mundial de Taipei 2004 fue muy igualada y emocionante, hasta el punto de que tras el tercer gol español, el partido estuvo 15 minutos parado ante las reclamaciones italianas porque entendían que había sido fuera de tiempo.

Tras marcharse de la pista para analizar la jugada, los árbitros regresaron transcurrido un cuarto de hora para dar por bueno el autogol ante la indignación de toda la delegación italiana y para pitar otro último segundo del partido.

Con la victoria, el equipo que dirige José Venancio López tendrá, el domingo ante la anfitriona Brasil, la posibilidad de lograr su tercer cetro consecutivo e igualar la marca que hasta ahora sólo tiene la selección brasileña, ganadora de los tres primeros Mundiales (1989, 1992 y 1996).

Como era de esperar, el choque fue muy equilibrado y duro. España llevó el control al inicio y se adelantó antes del minuto cinco con un gol de Daniel. En la segunda mitad, Italia porfió e igualó a los siete minutos tras jugada individual de Foglia que forzó la prórroga.

En ese tiempo extra, Fernandao volvió a aparecer como el salvador español, con una gran jugada individual por la derecha que terminó con un potente disparo que superó a Feller, pero el capitán italiano Grana, alineado como portero-jugador, marcó de un punterazo desde fuera del área que sorprendió a Amado.

Sin embargo, en la última jugada de partido, Kike avanzó por la derecha y terminó estrellando un balón en el poste derecho de la portería de Feller. Foglia, que venía en carrera para frenar el ataque español, vio cómo el balón le tocaba en su pierna y terminaba al fondo de la red.

Imperó la lógica. En la primera semifinal, la favorita Brasil no dio opción a Rusia (4-2) y mostró un gran juego con el que tratarán de sorprender a España para reconquistar el cetro mundial doce años después.

  • 1