Local

Un avión de Ryanair aborta el despegue por un fallo técnico

El aeropuerto de San Pablo vivió el pasado miércoles momentos de tensión al abortar su despegue un avión de Ryanair que ya estaba en pista para iniciar la maniobra. Un susto, provocado por un fallo técnico, para los 170 pasajeros del vuelo, que tuvieron que esperar más de ocho horas y que criticaron la "desinformación".

el 16 sep 2009 / 07:24 h.

TAGS:

Tomás Muriel / Esperanza Fuentes (Vídeo: Tomás Muriel)

El aeropuerto de San Pablo vivió el pasado miércoles momentos de tensión al abortar su despegue un avión de Ryanair que ya estaba en pista para iniciar la maniobra. Un susto, provocado por un fallo técnico, para los 170 pasajeros del vuelo, que tuvieron que esperar más de ocho horas y que criticaron la "desinformación".

El vuelo de la compañía irlandesa, con destino a Londres, tenía previsto su despegue a las 11.25 horas, pero lo hizo ocho horas más tarde. La aeronave inició su camino hacia la pista, pero al comenzar a tomar velocidad para iniciar el vuelo frenó rápidamente, abortando el despegue. Acto seguido, el aparato, un Boeing 737-800, regresó a su punto de estacionamiento, en el que permaneció alrededor de dos horas con todo el pasaje en su interior.

Según indicó AENA, la entidad estatal de aeropuertos, el comandante del avión decidió suspender el vuelo al comprobar que de forma errónea se habían encendido las luces que indican la apertura de las puertas de emergencia del aparato, las cuales se encontraban cerradas.

Tras desembarcar, el pasaje del vuelo criticó duramente la "desinformación" que sufrieron, ya que "cada media hora la aerolínea nos ofrecía un motivo distinto por el que no podíamos despegar", según relató una de sus pasajeras, Rocío González, mientras que otros viajeros criticaron que la mayor parte de la información se dio en inglés.

Sin que se vivieran escenas de tensión, el pasaje fue desalojado, aunque no todos pudieron regresar a la terminal del aeropuerto, ya que los extracomunitarios ya tenían sellado en su pasaporte la salida del país. Los que sí pudieron entrar en el aeródromo, principalmente españoles e ingleses, centraron también sus quejas en que la compañía no les avisó de que se les iba a devolver su equipaje (lo sacaron del avión sin previo aviso), así como que les dieron vales para canjearlos por comida en la zona de embarque, a la cual no se les permitía acceder.

La mayoría de viajeros arremetieron contra la "falta de profesionalidad" del personal de la compañía, caso de Juan Manuel Blanco, que valoró como "muy improvisada" la actuación de los trabajadores de la aerolínea a la hora de solventar las quejas y las peticiones de los clientes, alegando que todo "debían consultarlo con la central, en Dublín".

Para subsanar el problema técnico del Boeing 737-800, Ryanair envió a Sevilla a uno de sus mecánicos en un vuelo desde Frankfurt, que aterrizó en torno a las 17.00 horas. Mientras el técnico trabajaba en el aparato, el pasaje con destino a Londres fue recolocado en el avión llegado de Alemania, iniciando su vuelo finalmente a las 19.40 horas. A las 20.30 horas, una vez subsanado el problema, la aeronave que dio el problema partía rumbo a Frankfurt.

  • 1