Local

Un barrio con sabor a pueblo

La fisonomía del barrio del Castillo cambiará completamente en los próximos años, sus vecinos y sus calles serán protagonistas de considerables cambios económicos, sociales e incluso medioambientales.

el 15 sep 2009 / 23:42 h.

TAGS:

La fisonomía del barrio del Castillo cambiará completamente en los próximos años, sus vecinos y sus calles serán protagonistas de considerables cambios económicos, sociales e incluso medioambientales. El Congreso de Fortificaciones abordó la situación del barrio.

El congreso de Fortificaciones que se ha desarrollado en Alcalá de Guadaíra durante toda la semana ha abordado entre otros temas, la situación actual del recinto fortificado y muy especialmente la del barrio del arrabal, más conocido como barrio de San Miguel, ubicado justo a los pies del Castillo de Alcalá de Guadaíra.

Concretamente, dos jóvenes de la Universidad de Sevilla, Saray Benítez y Jesús Murillo dieron a conocer un completo estudio realizado en el barrio del Castillo que pone en evidencia la precariedad de muchas de sus viviendas y la necesidad de actuar en esta popular zona que se encuentra muy deteriorada.

Saray Benítez explicó así que la orografía del barrio es complicada pues se encuentra a 80 metros sobre el nivel del mar , en este espacio con grandes pendientes viven 1488 habitantes censados, la mayoría jóvenes de 18 a 30 años muchos de ellos con graves problemas de integración social.

Aunque las mayores carencias las puso en evidencia el otro conferenciante, Jesús Murillo, quien explicó que para estudiar la zona la dividieron en ocho sectores, en la mayoría de los cuales detectó que abunda la infravivienda, de hecho aun se conservan numerosas cuevas, donde vívían los antiguos pobladores del barrio.

Así mismo, Murillo puso de manifiesto la necesidad de actuar en muchas de las calles del barrio zonas que calificó de "muy irregulares y con trazados sinuosos" que incluso imposibilitan el acceso al tráfico rodado y que se contraponen a zonas de lujo como ocurre en la cuesta de Santa María donde abundan las casas señoriales.

La situación especial de la zona ha llevado al consistorio alcalareño a proyectar una amplia reforma que está prevista para antes de 2013. Este Plan Integral de recuperación proyecta su transformación en un barrio típico similar a lo que ocurre con el Albaicín de Granada.

De hecho el interés municipal es convertir este espacio en uno de los más atractivos del municipio. Según la exportavoz del equipo de gobierno y nueva responsable del plan, Laura Ballesteros, para el barrio se plantea "una la dotación de infraestructuras, iniciativas sociales y la creación de un espacio vinculado al ocio, las compras y el turismo, como complemento a la visita al Castillo".

Una de las actuaciones más necesarias será, sin duda, la intervención social, el plan prevé medidas de promoción del empleo y la creación de pequeñas empresas en sectores vinculados con el turismo y los servicios. También se plantean iniciativas relacionadas con la cultura: aprovechar la construcción avanzada del nuevo Teatro Municipal, la Biblioteca y la Casa de los Pintores, muy próximos al Castillo y a este popular barrio alcalareño. Incluso se quiere rehabilitar algunas de las antiguas cuevas que aun existen junto al nuevo teatro para convertirlas en tablaos flamencos

Como primera iniciativa para llevar a cabo el programa el consistorio ya ha conseguido que se desacralice la iglesia de San Miguel, hoy abandonada que ha sido cedida por la comunidad eclesiástica al Ayuntamiento. En ella se quiere crear un centro cívico que de servicio a todo el barrio.

  • 1