Economía

Un bastón tecnológico contra la dependencia

Al margen de la económica, las tecnologías tienen su vertiente social y solidaria

el 18 oct 2009 / 21:13 h.

Es uno de los colectivos que ve favorecida su integración con las nuevas tecnologías. En la imagen, instalaciones de la ONCE.

Que los ciegos puedan desenvolverse sin problemas, que los que padezcan movilidad reducida se muevan con soltura o que los enfermos de Alzheimer recuperen su calidad de vida. Las nuevas tecnologías han revolucionado el mundo de las personas dependientes. Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) se han convertido en una de las herramientas indispensables en el apoyo a las personas con dependencia así como en el fomento de la vida independiente. Ayudan a saltar las barreras existentes mejorando la vida de estas personas y su comunicación con otras.

En este sentido, las TIC constituyen una oportunidad para la accesibilidad y la integración de las personas mayores o con alguna discapacidad. Investigadores, empresas y asociaciones andaluzas lo saben y desarrollan diferentes sistemas basados en las TIC destinados a mejorar la calidad de vida de estos colectivos no sólo en el ámbito doméstico, sino también en el familiar y en el social.

En Andalucía, unas 700.000 personas tienen alguna discapacidad, según la Consejería de Igualdad y Bienestar Social. Se trata de una parte considerable de la sociedad que requiere una atención especial.

Por ello, desde la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa se apoyan proyectos cuyo objetivo final sea éste. A través de los diferentes sistemas de incentivos y programas de ayudas se apoyan e impulsan proyectos y empresas cuyo objetivo es utilizar las TIC como herramientas para lograr incrementar la calidad de vida.

El Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI), por ejemplo, incluye entre sus líneas estratégicas el apoyo a aquellos proyectos que impulsen iniciativas basadas en las tecnologías para aplicarlas a personas con discapacidad o dependientes. Además, a través de la Orden de Ciudadanía Digital, se han incentivado multitud de proyectos para que asociaciones y colectivos con discapacidad incorporen las nuevas tecnologías, mejorando así la atención a los colectivos a los que se dirigen.

En la convocatoria de 2008 en la provincia de Sevilla se incentivaron programas de este tipo por valor de 335.000 euros.

De esta forma, grupos de investigación, empresas y asociaciones desarrollan aplicaciones que rompen las barreras de la comunicación, aumentan la movilidad o mejoran el seguimiento y la vigilancia, lo que supone una ayuda también para sus cuidadores. Se trata en definitiva de apoyar a los colectivos con mayores dificultades para hacer que todos los andaluces tengan acceso a las nuevas tecnologías en igualdad de oportunidades.

Colectivos. La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa es una de las entidades que presta mayor atención a los colectivos desfavorecidos para que éstos no tengan desventajas a la hora de acceder a las nuevas tecnologías, a las innovaciones que se están produciendo en Andalucía y, en definitiva, a las cantidad de oportunidades existentes en la región.

A través de distintas órdenes de incentivos, programas e iniciativas que asesoran e informan a distintas entidades y empresarios sobre cómo extender el uso de las tecnologías e, incluso, con inversiones en aquellos territorios menos preparados tecnológicamente, la Consejería de Innovación ha logrado que en la región cada vez sean menos las diferencias tecnológicas. Además de la Orden de Ciudanía Digital o de la orden de incentivos a la Innovación, hay otro programa que aboga por una tecnología para todos: la red de centros Guadalinfo.

En estos centros, repartidos por todo el territorio andaluz, se imparten cursos de informática para personas mayores y discapacitadas, se enseñan a aquellas sin estudios las herramientas para poder acceder al mercado laboral y se hace de las nuevas tecnologías una herramienta de la mejora de vida.

  • 1