Deportes

Un bisoño Cajasol se choca de bruces con su propia realidad

Desalentador estreno del equipo de Aíto, atropellado por un Murcia que aprovechó su fragilidad defensiva (77-93).

el 30 sep 2012 / 15:25 h.

El pívot Juanjo Triguero (i) del Cajasol, entra a canasta ante el ala-pívot estadounidense Marcus Lewis (33), del UCAM Murcia.

Ya advirtieron Aíto García Reneses y jugadores como Tomas Satoransky que había que tener paciencia con este Cajasol donde novatos e inexpertos son mayoría en su remozada estructura y que se ha puesto en marcha con apenas dos semanas de trabajo con todo el grupo al completo por el Preeuropeo.

Era de esperar un equipo inestable, por tanto, con lagunas durante algunas fases del partido. Sin embargo, no entraba en los cálculos un Cajasol tan extremadamente frágil en defensa, tan deslavazado, sin una línea donde asentar una reacción.

No hay que buscar causa en la actitud, aunque alguna aptitud sigue estando en sombra, como el cargo de base de Milenko Tepic. En definitiva, esperan semanas muy complicadas (vienen dos salidas consecutivas, a Vitoria y Madrid para visitar a Estudiantes) para un equipo al que pasó por encima un Murcia que ofreció una grata impresión y que además tuvo su día en los lanzamientos a canasta.

Hubo quien se echó las manos a la cabeza al final del partido. Vaticinios de sufrimiento para salvar la categoría. No debe ser para tanto. Este Cajasol, seguro, progresará en defensa, no puede tener otro horizonte. El listón lo tiene muy bajo. De un equipo de Aíto se espera agresividad defensiva, capacidad para ahogar al rival, y contando con mucha gente joven, atlética, sólo en la desconfianza que parte de no conocer al compañero, en la falta de los famosos automatismos puede recaer esa escenografía tan deshilvanada.

No es normal que un equipo como Murcia alcance un 77% de aciertos en tiros de dos puntos. Difícilmente podrá repetirlo en toda la temporada. Concurrieron las circunstancias de la permeabilidad local y un día especialmente afortunado para los de Óscar Quintana, que practicamente anotaron en cada ataque y no tuvieron excesivas preocupaciones bajo su propio aro, por cuanto apenas Brian Asbury, que dio muestras de su gran calidad, fue una amenaza cierta en el ataque local.

Los primeros 12 minutos, no obstante, llegaron a promover la idea de un partido bien diferente al que luego fue. Claramente quedaron definidos que los galones de este Cajasol son para Satoransky y Asbury. De su energía y talento surgió una ventaja de cinco puntos poco después de iniciarse el segundo cuarto (25-20), después de que Aíto hiciese declaración de intenciones colocando en el campo no sólo a Balvin en las primeras rotaciones, sino dando la alternativa en la ACB a las primeras de cambio al espigado júnior letón Kristap Porzingis.

Poner a estos chicos en la pista tiene un componente de ilusión inequívoca, pero también comporta riesgos porque el error es más probable, a día de hoy, que el acierto. Parcial en pocos minutos de 5-15, en unos minutos en los que Murcia hacía daño en todo el frente de ataque y dominaba el rebote.

Los triples de los veteranos Miso y Berni Rodríguez rompieron definitivamente el partido (48-63, m.25), porque el Cajasol no supo qué hacer para tratar de agarrarse a la pista. No es que se sintiera inferior, se sentía perdido. Sobró el último cuarto. Al maestro Aíto García Reneses le queda mucho trabajo por delante para hacer de este Cajasol un equipo competitivo.

Ficha técnica:

77 - Cajasol (23+14+20+20): Satoransky (11), Holland (6), Asbury (19), Bogdanovic (7), Triguero (15) -cinco inicial-, Sastre (-), Tepic (3), Burjanadze (3), Porzingis (-), Balvin (4) y Buckman (9).

93 - UCAM Murcia (20+26+26+21): Franch (2), Gatens (18), Berni Rodríguez (11), Barlow (12), Lewis (15) -cinco inicial-, Antelo (5), Tillie (5), Servera (2), Jasen (14) y Miso (9).

Árbitros: Pérez Pizarro, Calatrava y Sánchez. Sin eliminados.

Incidencias: Partido de la primera jornada de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de los Deportes San Pablo ante unos 5.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de las riadas de esta semana en Murcia y Andalucía, motivo por el que los jugadores de ambos equipos llevaron crespones negros.

  • 1