Local

Un bonobús con 700.000 amigos

La tarjeta sin contacto supera los 700.000 usuarios tras tres años

el 28 nov 2010 / 18:53 h.

TAGS:

Un usuario del autobús cancela la tarjeta sin contacto en un autobús de Tussam

Uno de cada dos habitantes del área metropolitana está en posesión de una tarjeta sin contacto –el nuevo modelo recargable que sustituyó al antiguo título de viaje de cartulina– para desplazarse en los autobuses, el tranvía o el Metro de Sevilla, e incluso para comprar billetes de la red de Cercanías. Los datos facilitados por Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam ) y el Consorcio de Transportes arrojan una cifra superior a las 700.000 tarjetas sin contacto en uso, tanto en la capital hispalense como en la corona, lo que teniendo en cuenta que en el conjunto de la aglomeración urbana hay millón y medio de habitantes, revela una total aceptación del sistema.


Tres años después de la entrada en funcionamiento del modelo en la corona, que fue donde primero se ensayó, ya nadie echa de menos el tradicional bonobús de picar, sino que todos celebran las ventajas de un título de viaje que pueden recargar en función de sus necesidades y que además tiene siempre la garantía de una fianza por si se quedan sin saldo.


La cuenta pendiente sigue siendo, eso sí, una completa integración tarifaria, algo en lo que el consorcio va algo más avanzado que Tussam, pero sin cumplir todavía todas las expectativas. De este modo, mientras que la tarjeta sin contacto del consorcio sirve para que sus poseedores puedan transbordar incluso en Tussam, no ocurre lo mismo al contrario. Igualmente, aunque también sirve para comprar billetes de la red de Cercanías, como si de una tarjeta de crédito se tratara, es por el precio fijado en las tarifas del tren, sin que haya descuentos como en los autobuses, mientras que el transbordo tampoco es posible por ahora. Es éste un compromiso que la Consejería de Obras Públicas tenía para finales de 2010, pero el año se acaba sin noticias. Desde este departamento subrayan que la medida “está en estudio”.


La primera vez que se introdujo fue en noviembre de 2007, cuando no ofrecía la posibilidad de transbordo con la flota de Tussam, y se vendieron 8.070. La cifra se disparó hasta las 26.643 en 2008, cuando todavía seguían siendo sólo para la flota del consorcio. En cambio, en 2009 se vendieron 108.913 con la ventaja de que ya se podían hacer transbordos con la primera línea del suburbano y en los autobuses urbanos de Sevilla, Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra, además de aceptarse en Renfe como medio de pago. La distribución pues va en continuo ascenso: hasta el pasado mes de octubre se habían vendido 62.713. Eso arroja 206.339 tarjetas sin contacto del consorcio en uso, más las 50.553 que se repartieron gratuitamente con el estreno de la línea 1 del suburbano.
Su creciente demanda se traslada al uso de los autobuses del servicio situado en el 61,8% entre enero y septiembre de 2010, frente a un 58,1% en el mismo periodo de 2009.


La tarjeta sin contacto del consorcio se puede usar en todas las áreas metropolitanas de Andalucía con sistema tarifario integrado (Almería, Bahía de Cádiz, Campo de Gibraltar, Granada, Jaén, Málaga y próximamente en Córdoba). Hoy día, hay en uso más de 550.000 en la red de consorcios de Andalucía, de las que prácticamente la mitad están en el área metropolitana de Sevilla.


Por su parte, Tussam lleva expedidas hasta la fecha 460.000, tanto con transbordo como sin transbordo. En este sentido, desde la empresa pública señalan que es posible que haya usuarios que tengan dos, es decir una de cada modelo, “pero lo más frecuente es sólo tener una”. Esto significa que “la tienen prácticamente todos los habitantes de Sevilla”, según las mismas fuentes. Y es que en una población de 700.000 habitantes, de los que un tercio no está en condiciones de tener una propia por su edad, si la cifra es de 460.000 está claro que casi todo el mundo tiene su tarjeta sin contacto. Es cierto también que no sólo la pueden tener los habitantes de la capital hispalense, sino que también las adquieren residentes en la corona que puntualmente se desplazan con Tussam, si bien lo más normal es que prefieran la del consorcio por sus mayores ventajas. Pero en todo caso sigue siendo un número sin discusión porque la cifra es incluso más elevada ya que hay otras 100.000 expedidas por Tussam que corresponden a las tarifas especiales (tercera edad, estudiantes...).

  • 1