Local

Un brutal atentado contra un hotel de Islamabad mata a 60 personas

El último atentado de una serie sangrienta que viene azotando Pakistán desde comienzos de año mató ayer a 60 personas e hirió a 250. Un camión cargado de explosivos estalló junto a un hotel frecuentado por turistas. En el interior hay 15 huéspedes atrapados. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 12:09 h.

TAGS:

El último atentado de una serie sangrienta que viene azotando Pakistán desde comienzos de año mató ayer a 60 personas e hirió a 250. Un camión cargado de explosivos estalló junto a un hotel frecuentado por turistas. En el interior hay 15 huéspedes atrapados.

Entre las llamas en el hotel Marriott de Islamabad, que sufrió ayer un atentado con bomba en el que murieron al menos 60 personas y 250 resultaron heridas, se encontraban, al cierre de esta edición, al menos 15 huéspedes atrapados. El hotel, muy frecuentado por extranjeros, corre el riesgo de derrumbarse por el incendio causado por la tremenda explosión, que pudo oírse a varios kilómetros de distancia.

Una fuente de seguridad del hotel, citada por la agencia estatal APP, dijo que un camión cargado de explosivos estalló en las inmediaciones del edificio, cuya entrada quedó completamente destrozada. Las fuerzas de seguridad iniciaron la evacuación del edificio y pidieron la intervención del Ejército para salvar a los huéspedes atrapados por el fuego. Las ambulancias y los bomberos se desplazaron inmediatamente a la zona, y los heridos fueron llegando a distintos hospitales capitalinos, en los que se decretado el estado de "emergencia".

Entre los heridos extranjeros hay al menos cuatro alemanes, tres ciudadanos de EEUU, uno de Arabia Saudí y un diplomático danés, informó Dawn. Fuentes diplomáticas españolas y latinoamericanas dijeron a Efe que entre los muertos y heridos no se encuentran personas de estas nacionalidades.

Las imágenes difundidas por las televisiones ofrecen un aspecto desolador en el interior del edificio, con paredes resquebrajadas, tabiques desplomados y cristales y mobiliario roto. "Dos horas antes habíamos estado comiendo en un restaurante del hotel y ahora está destrozado. Es horrible", dijo una española residente en la capital.

Situado en el corazón de la capital, el Marriott ya había sido objeto de ataques en el pasado, por lo que las medidas de seguridad eran muy estrictas y el acceso complicado. El propietario del Marriott expresó a los medios su "profunda consternación" por lo sucedido. "Lamento la muerte de tantos guardias de seguridad (los principales afectados). Por suerte, el vehículo no pudo penetrar en el hotel", subrayó.

Este atentado tuvo lugar horas después de que el presidente del país, Asif Alí Zardari, hubiera comparecido por primera vez ante el Parlamento, donde mostró su decisión de acabar con el terrorismo, aunque matizó que "la fuerza sólo es el último recurso".

Además, Zardari advirtió que no tolerará "ninguna violación de la soberanía territorial por ningún poder externo" en la lucha contra el terrorismo, en una clara alusión a EEUU. "La situación de seguridad es crítica. Tenemos que acabar con el terrorismo y el extremismo, pero con nuestra estrategia (...) la fuerza será sólo el último recurso y contra aquellos que rehúsen abandonar la vía de la violencia", dijo el viudo de la asesinada ex primera ministra Benazir Bhutto.

En la jornada se habían registrado ya otros dos atentados, contra convoyes militares, que dejaron un balance de ocho víctimas en el conflictivo noroeste del país. El Gobierno de Pakistán decretó un estado de alerta máxima en todo el país. Tanto Zardari como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, condenaron el ataque y ordenaron una investigación sobre lo sucedido.

  • 1