Local

Un brutal seísmo devasta Japón

El temblor de 8,9 grados causa cientos de muertos y desaparecidos tras el tsunami.

el 11 mar 2011 / 07:16 h.

TAGS:

 

Un devastador terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter, el de mayor virulencia que ha sufrido Japón en los últimos 140 años, barrió ayer el país causando centenares de muertos y desaparecidos. El seísmo generó un tsunami que se extendió a 20 países del Pacífico y engulló casas, vehículos, barcos y trenes en la costa nororiental de Japón. La magnitud del temblor fue tal que ha movido el eje de la Tierra.

La catástrofe se debe en gran parte a que el fuerte movimiento sísmico, cuyo epicentro se localizó en el océano Pacífico a 130 kilómetros de Sendai, en Miyagi (en Honshu, la isla más importante del país), desató un tsunami con olas de hasta 10 metros que penetraron cinco kilómetros tierra adentro arrasando cuanto encontró a su paso. El temblor se produjo a las 6.46 hora local (14.46 en España).

Ante esta situación, el Gobierno teme que la cifra de fallecidos pueda llegar al millar por la cantidad de personas que siguen desaparecidas, que los medios oficiales elevan hasta las 88.000. El Ejecutivo nipón ya advirtió ayer de un número "extremadamente alto de víctimas". Al cierre de esta edición, la Policía contaba más de 300 muertos. No obstante, sólo en una playa próxima a Sendai, la localidad más cercana al epicentro, se localizaron entre 200 y 300 cadáveres, según informó la prefectura de Miyagi, citada por la agencia estatal de noticias Kiodo. Según la cadena de televisión estatal, NHK, los cadáveres presentan síntomas de ahogamiento.

El Ministerio de Defensa aseguró que el balance de muertos podría elevarse a más de mil personas porque hay unas 1.800 viviendas destruidas en Minamisoma, en la prefectura de Fukushima, según Kiodo. El seísmo, que provocó cerca de un centenar de incendios y dejó sin electricidad al menos a cuatro millones de personas en todo el país, generó un tsunami que barrió casas, vehículos, barcos y trenes en la costa nororiental del país asiático. Según el Gobierno, se trata del mayor terremoto registrado en Japón, tras el seísmo de 7,9 grados de 1923 de Tokio y sus proximidades, que acabó con la vida de más de 100.000 personas.

Tras el terremoto se produjeron centenares de réplicas y un nuevo movimiento sísmico, de 6,6 grados de magnitud en la escala Richter, sacudió de madrugada la costa nororiental de Japón.

Con el temblor, 11 centrales nucleares detuvieron automáticamente su actividad, siguiendo el protocolo de seguridad. El terremoto afectó de manera directa a las centrales de Onagawa y Fukushima-Daiichi, donde se declararon sendos incendios, obligando a declarar el estado de "emergencia de energía nuclear" porque en esta última había problemas para enfriar un reactor, mil veces superior a lo normal. Eso implica riesgo de una posible fuga, tal y como advirtieron los expertos y reconoció el propio Gobierno.

Miles de personas (entre 3.000 y 6.000) fueron evacuadas de los alrededores de la central de Fukushima-Daiichi, a unos 240 kilómetros al norte de Tokio. "No se ha filtrado radiación fuera del reactor. El incidente no representa riesgo para el medio ambiente en este momento", dijo el secretario jefe del Gabinete japonés, Yukio Edano.

El aviso de tsunami se amplió a la costa de Taiwán, Rusia, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Hawai y América del Sur. Las corrientes tocaron, muy atenuadas, Hawai y la costa oeste de Norteamérica, donde no produjeron daños de importancia. Al cierre de esta edición, la situación más difícil se encontraba en Suramérica, que preveía la llegada de las olas de madrugada: el Gobierno de Chile anunció la inminente evacuación de los residentes en zonas "inundables" de la costa y confirmó que el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada elevó de alerta a "alarma de tsunami. En Perú, el nivel de alerta es amarillo en toda la costa; mientras Ecuador decretó el estado de excepción.

  • 1