Deportes

Un buen aviso a las puertas del Calderón

LA CONTRACRÓNICA. El Sevilla sufrió ante un rival que lucha por salvarse pero cierra la primera vuelta con buen balance. Ahora, toca visitar al Atlético.

el 12 ene 2014 / 01:01 h.

El Sevilla, discreto en la primera parte y dueño del partido tras el descanso, tuvo que conformarse con sumar un punto en el Martínez Valero. No es habitual fallar lo que falló delante del portero, pero ocurrió. Carlos Bacca, su máximo goleador, tuvo una noche negada, y el equipo de Unai Emery lo acusó. Tanto que pudo costarle realmente caro, al encajar el 1-0 en un error defensivo a escasos minutos para el final. Por suerte, el gol de Carriço –decimotercer jugador del plantel que ve puerta esta temporada– salvó los muebles y elevó a siete el número de jornadas consecutivas sin perder. Esta buena racha permite a los nervionenses despedir la primera vuelta del campeonato con 30 puntos en su casillero y los puestos de competición continental a tiro de piedra. No es mal balance para un plantel muy renovado este verano que comenzó con el pie cambiado, que ha tenido muchos problemas en forma de lesiones y que, por si fuera poco, es uno de los más jóvenes de la competición. Esta semana –en esta primera vuelta no se ha librado ni el palco– el club de Nervión tendrá nuevo presidente. Pepe Castro ocupará el cargo con el apoyo de los grandes accionistas. Será el inicio de una nueva era, la primera post-Del Nido. Todo un reto para un sevillista vinculado a la entidad desde hace muchos años que merece el crédito y el respaldo del sevillismo. Como el equipo. Ahora, llega una auténtica prueba de fuego, de esas que no dejan a nadie impasible y en la que sólo pueden competir los mejores. El próximo domingo, el Sevilla visitará el estadio Vicente Calderón, donde le espera un rival que cierra la primera vuelta empatado a puntos –se dice pronto– con el Barcelona al frente de la tabla y que ha ganado la friolera de 16 de los 19 partidos disputados. Dos empates una derrota –Espanyol, en octubre– completan el bagaje de los pupilos de Simeone. Lo de Elche supone un buen aviso de cara a la visita al Calderón. Allí, en un ambiente hostil donde los haya, no se puede sestear ni perder el sitio en el campo, como ocurrió este sábado en varias fases del encuentro; allí, fallar goles será dar alas a un rival que puede hacer mucho daño y que lidera el diablo Diego Costa. No vio la quinta amarilla ante el Barça.

  • 1