sábado, 15 diciembre 2018
02:11
, última actualización
Deportes

Un buen escalador de montaña

El Sevilla afronta de nuevo su tercera racha de siete partidos en tres semanas. Siempre las comenzó ganando y las acabó con cuatro y cinco victorias.

el 17 nov 2014 / 10:03 h.

Sevilla_Lieja_EFE Los jugadores del Sevilla celebran el gol logrado ante el Standard de Lieja el pasado 6 de noviembre. Foto: EFE. Hace unas temporadas se adoptó en este país el nombre del mítico puerto francés Tourmalet para definir el carrusel de partidos que debía afrontar un equipo en un corto espacio de tiempo. El Sevilla Fútbol Club encara –tras este nuevo parón liguero– su tercer puerto especial de montaña, que le llevará a disputar un total de siete partidos en 22 días. Esto significa que las próximas tres semanas volverán a vivirse a un ritmo vertiginoso y los jugadores de Unai Emery apenas tendrán tiempo para descansar. Tras este receso en el torneo doméstico el Sevilla volverá a competir el próximo sábado 22, y tendrá que jugarse los tres puntos ante el FC Barcelona y en su propia casa. El club catalán no anda en su mejor momento y su técnico, Luis Enrique, empieza a ser cuestionado. Empero, jugar contra el todopoderoso equipo barcelonés siempre es sinónimo de partido más que complicado. Cinco días después, el Sevilla deberá jugar en Holanda ante el Feyenoord con el objetivo de seguir liderando su grupo de la Liga Europa y sellar su pase a la ronda de 1/16. Sin tiempo para tomar aire, tres días después volverá la Liga al Sánchez-Pizjuán y el visitante será el Granada de Joaquín Caparrós, otro equipo duro con el que volverá a ser necesaria la paciencia para romper las férreas líneas defensivas que dispone habitualmente el técnico de Utrera. Tras el partido ante el equipo andaluz llega un nuevo turno para la Copa del Rey. Esta campaña el Sevilla quiere quitarse el mal sabor de boca de la edición pasada, cuando cayó a las primeras de cambio ante el Racing. Por ello se tomó muy en serio el partido de ida ante el Sabadell (1-6), por lo que el choque en Nervión del próximo 3 de diciembre se presenta como un mero trámite en el que Unai Emery dará minutos a los jugadores menos habituales e incluso algunos del equipo filial. Después de la Copa vuelve la Liga y el Sevilla se desplazará hasta el madrileño barrio de Vallecas para medirse al equipo de Paco Jémez. A estas alturas el Tourmalet futbolístico estará encarando su recta final ya que sólo restarán dos partidos para alcanzar la meta. Cuatro días después de jugar ante los vallecanos visitarán Nervión los croatas del Rijeka, pero quién sabe si el partido será un mero trámite para los de Emery o, por el contrario, se tendrán que jugar el todo o nada para pasar a la siguiente fase de la Europa League. Por último, faltará sólo cerrar este sprint final y recibir el domingo 14 de diciembre al Eibar en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Este encuentro, además será el último oficial de la temporada ya que el Sevilla no jugará la jornada que hay prevista para el 21 de diciembre. Su rival, el Real Madrid, disputa el mundialito de clubes y el partido ha sido aplazado para el 4 de febrero de 2015. Buenos inicios En los dos puertos de primera categoría que ha subido el Sevilla esta campaña. El balance es positivo para los de Emery y además, siempre comenzó ganando las tandas de siete partidos:el 14 de septiembre ganó al Getafe (2-0) y el 19 de octubre, al Elche (0-2). El primer Tourmalet de la campaña se saldó con cinco victorias, un empate y una derrota para los sevillistas, un balance más que positivo aunque se cayera ante el Atlético de Madrid dando la peor imagen de toda la temporada. La segunda tanda se desarrolló del 19 de octubre al 9 de noviembre y volvió a ser positiva aunque no tan exitosa como la primera. En esta ocasión el Sevilla  logró cuatro victorias, dos empates y una derrota. El tercer envite empieza este sábado y el rival será el Barcelona de Rakitic. De nuevo, siete partidos por delante que concretarán si este Sevilla soporta el alto ritmo de la cabeza de la tabla.

  • 1