miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Cultura

Un café literario del siglo XXI

Nace ‘Entrelectores’, un ‘Facebook’ basado en las tertulias sobre libros.

el 17 may 2010 / 18:21 h.

Un internauta maneja libros y este nuevo ‘Facebook’.

La lectura es una de las formas de ocio menos sociable. Mientras se está inmerso en ella, no se comparten las emociones más que con uno mismo.

Para remendar, que no paliar, este hecho, ya se crearon los cafés, que dieron lugar a algunas sonadas tertulias literarias. Bastante perdidas estas tradiciones en el siglo XXI, ahora nace una red social especializada, un Facebook, con en el que la voz de los lectores podría recuperar ese espíritu colectivo. Entrelectores es el nombre del invento.

Uno de sus promotores, Pablo Gavilán, explica que "existen otros proyectos similares, sobre todo de habla inglesa", pero que en la de Cervantes aún no hay ninguno suficientemente conseguido.

Así, decidieron crear esta red social partiendo de la idea de que "en el mundo de los libros la recomendación es muy importante, porque cada uno elige en función de lo que le recomiendan familia, amigos e incluso libreros".

Suerte tenían de no partir de cero, porque se han aprovechado del modelo anglosajón para "trasladarlo al español".

A pesar de ello, desde que surgió la idea de Entrelectores hasta que finalmente ha visto la luz ha pasado mucho tiempo. "El proyecto nació el año pasado. De hecho, montamos la empresa en octubre de 2009.

A lo largo de este tiempo hemos ido creando la plataforma", resalta su promotor, aunque no han creado el portal desde la nada: primero compraron "una red literaria que ya existía, Book Affinity, que era muy simple".

Por este motivo, desde el primer minuto de existencia, este Facebook para lectores contaba con 8.000 personas registradas y un total de 20.000 fichas de libros creadas por los usuarios del antiguo Book Affinity.

En éstas constan datos como el título, la portada o el autor de la obra. Además, como en cualquier red social, los usuarios pueden ir añadiendo amigos: "Se puede agregar también a gente que consideres interesante, ésa es la gracia, que si ves a alguien que consideras que tiene unos gustos parecidos a los tuyos, puedes seguirle y ver los libros que va leyendo".

Aprovechando las posibilidades que ofrece internet, el portal no sólo se reduce a los lectores, los escritores también tienen su lugar. Al fin y al cabo, Gavilán y sus socios han buscado que exista interacción entre ambos: "La idea es que las editoriales y los autores puedan participar en la red de un modo más claro que el actual y tengan la posibilidad de conversar con los lectores".

De hecho, asegura que ya tienen "a varios autores que se han unido a la red social "para participar y conversar con sus lectores".

Ante un invento como éste, que rompe el sentido unidireccional de la comunicación, cabe preguntarse cómo lo afrontan los implicados que no son lectores. Es decir, cuál ha sido la respuesta que han recibido en Entrelectores por parte tanto de las editoriales como de los autores.

"En principio, los autores se lo toman bastante bien, porque ellos no acostumbran a contar con suficiente presupuesto para la promoción de sus obras y, entonces, cualquier herramienta que sirva para darles visibilidad y que la gente les vea les viene bien", apunta el promotor de la idea en cuanto a los creadores literarios. Además, destaca que su proyecto "es gratuito para ellos", lo que significa un extra de acogida.

En cuanto a la industria del libro, las editoriales, Pablo Gavilán confiesa que "aún no están integradas en la página, pero se incorporarán más adelante para lo mismo que los autores: conversar con sus seguidores y ver por dónde van sus gustos".

Con la idea de dar servicio a lectores, escritores y editoriales, esta web se enmarca en la gran proliferación que está habiendo últimamente en internet de redes sociales especializadas en una temática concreta.

A día de hoy, Entrelibros es una red sin publicidad. Al respecto, Pablo Gavilán comenta que “estaremos así mientras sea posible”, aunque es realista y sabe que “no será por mucho tiempo”. Para que la publicidad “no sea intrusiva para los usuarios y estén cómodos”, pretende vender libros a través de la página.

Es decir, “enlazar hacia librerías y obtener una comisión por ello”. Además, tampoco descarta como modelo de negocio hacer campañas promocionales de obras. Eso sí, asegura que la publicidad será “única y exclusivamente de libros, porque queremos que los usuarios se sientan siempre cómodos”. 

  • 1