Local

Un cambio de año lluvioso que se alargará hasta los Reyes

La Nochevieja no se libra del agua y el día 5 hay un 70% de riesgo de precipitaciones.

el 30 dic 2009 / 21:38 h.

TAGS:

Pertrechados. Los paraguas, los mejores amigos de los sevillanos estos días.

Las uvas se la tomarán los sevillanos escuchando llover y la resaca del día 1 será probablemente con el sonido del agua en las persianas. Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la lluvia y el viento no se alejan de la capital hispalense y, tras una pausa a media tarde de mañana viernes (para así celebrar medio en condiciones la entrada del nuevo año), la borrasca reaparecerá para, en principio, mantenerse al menos hasta después de Reyes. Es decir, que según apuntan los partes meteorológicos a día de hoy la Cabalgata no se libra de mojarse.

Para la jornada de hoy está previsto que el cielo amanezca nuboso o muy nuboso, con precipitaciones débiles a moderadas, que podrían ser persistentes en el sur de la provincia e ir ocasionalmente acompañadas de tormentas, como las que empezaron a tronar ayer por la tarde. Esto significa que, en principio, la Nochevieja se presenta pasada por agua, así que habrá que salir de fiesta con el paraguas a mano.

Además, las temperaturas irán en moderado descenso, sobre todo las mínimas, mientras que los vientos -del oeste y suroeste-, serán de moderados a fuertes, con rachas muy fuertes en las zonas altas. Por eso Meteorología ha activado la alerta amarilla hasta mañana por viento con rachas de hasta 70 kilómetros por hora, sobre todo en la Sierra Norte.

Los porcentajes de probabilidad de lluvia también suben del 60% del sábado, al 90% domingo y el 100% el lunes. El martes 5, día de la Cabalgata, bajan al 70%. Eso sí, todavía hay que esperar un poco más para tener una previsión más fiable, pero las perspectivas no son ahora mismo muy halagüeñas.

Este panorama lo que hace es mantener la situación que se viene repitiendo desde el pasado día 21, cuando empezó una lluvia que desde entonces no nos ha dejado. Esto ha propiciado que se estén consiguiendo cifras de récord: el balance hídrico de diciembre -hasta el pasado domingo- indica que se han fijado nuevas marcas históricas de lluvia, con precipitaciones que alcanzaron los 210 litros por metro cuadrado en el observatorio del aeropuerto. Y eso sin contar lo que ha caído esta semana. En los últimos 13 años -desde 1996 cuando se llegó a los 310 litros, el techo de lluvia en la capital en los últimos 50 años- no se registraba nada parecido.

Eso sí, la conjunción de tanta cantidad de lluvia y la fuerza del viento no deja de causar destrozos. Ayer fueron más de 30 las incidencias registradas a partir de las 14.00 horas. Calles como Luis Ortíz Muñoz y Sol llegaron a anegarse y muchas arquetas se obstruyeron. El viento, más virulento, provocó más percances, como la caídas de ramas y cornisas, aunque afortunadamente nada especialmente grave.

  • 1