viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Local

Un capote a San Lázaro

Las tejas medievales de la iglesia de San Lázaro han sido sustituidas por planchas de acero para acabar con las filtraciones de agua. Es el resultado de unas obras provisionales y de urgencia.

el 30 mar 2014 / 23:30 h.

TAGS:

La iglesia del hospital de San Lázaro, de la época medieval, está declarada Bien de Interés Cultural desde 1964. / J.B. La iglesia del hospital de San Lázaro, de la época medieval, está declarada Bien de Interés Cultural desde 1964. / J.B. A finales del pasado noviembre empezaron unas obras urgentes y provisionales para evitar el derrumbe del techo de una de las iglesias más antiguas de Sevilla: la de San Lázaro. Esta desconocida joya medieval, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), está cerrada al culto desde 1998 por su mal estado y, como si fuera la hermana pobre de Santa Catalina, espera una inyección de fondos que pueda salvarla. Por ahora, los trabajos «de reparación provisional de la capilla» llegaron a su recta final y ya se ven los resultados: perdió sus tejas medievales y luce una techumbre de acero, que debe ser temporal, para evitar que las filtraciones acaben con paredes y muros. Fuentes de la Consejería de Salud explicaron a esta redacción que el proyecto ha costado 75.000 euros y que se ha actuado en dos naves laterales y en parte del tejado de la zona donde se ubicaba la residencia de monjas. En total, se sustituyó entre 180 y 200 metros cuadrados de techumbre. De esta manera, las tejas han dejado paso a «planchas tipo sandwich de 30 milímetro de espesor de acero galvanizado con resina de poliéster de relleno», según la Junta. Las humedades han obligado a cambiar la techumbre. / J.B. Las humedades han obligado a cambiar la techumbre. / J.B. La Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) elevó en marzo del pasado año a la Fiscalía de Urbanismo, Patrimonio Histórico y Medio Ambiente una denuncia por lo que consideran una «ausencia total de conservación» de la iglesia gótica del hospital de San Lázaro y, según su presidente, Joaquín Egea, llevan desde entonces intentando averiguar dónde están los bienes que había en esa iglesia. «Es lo que falta para completar la denuncia, saber qué falta, dónde están los cuadros, los retablos o elementos de la sacristía como el cáliz. Hemos solicitado a la Junta el inventario», apostilló Egea. Esta organización conservacionista aplaude la actuación provisional realizada, pero insiste en que llevan «muchos años solicitando una restauración integral». «La primera medida debía ser la de parar las humedades, pero no se debe quedar ahí. La ley obliga a reponer esas tejas, a hacer una restauración intensa que no tiene que ser cara, porque no hay que olvidar que es un BIC, un edificio de los más antiguos de Sevilla», defendió Egea, para quien el hecho de que el templo esté cerrado contraviene las obligaciones inherentes a la declaración de Bien de Interés Cultural. Adepa avisó de la «posible desaparición de bienes de primera categoría» y detectó indicios de un presunto delito contra el patrimonio histórico. De ahí que el 6 de marzo de 2013 presentasen una denuncia con la que se expone el grado de protección que pesa sobre este antiguo edificio del entorno de la glorieta de San Lázaro. El hospital, perteneciente al área hospitalaria Virgen Macarena, incluye una iglesia de planta rectangular y tres naves. Aunque no se conocen datos exactos de la construcción del templo, siempre se ha barajado su origen medieval (entorno al 1400), pues su alzado responde a características propias de las iglesias gótico mudéjares de Sevilla. La fachada exterior, no obstante, tiene trazos manieristas. Por ahora, no hay más fondos para su rehabilitación.

  • 1