Local

Un casco histórico sin plan

Las primeras horas del Centro libre de restricciones apuntan señales preocupantes

el 30 jul 2011 / 18:10 h.

TAGS:

Las cámaras que controlaban el acceso de los coches son ya casi el único vestigio del retirado Plan Centro

El último sábado de julio, en plena operación de salida de vacaciones, y con media ciudad bronceándose al sol del litoral onubense o gaditano no parece ser, en principio, el día más apropiado para testar un previsible cambio de tendencia en el comportamiento del tráfico en el Centro, una vez que el Gobierno municipal del PP ha decidido terminar por decreto con las resticciones para el vehículo privado. El entramado de calles del centro histórico era durante la mañana de ayer casi un solar. Un autobús por aquí, dos taxis por allá, unas cuantas motos y otros tantos turismos. Fíjense si se podía circular bien por el casco histórico que hasta la temida calle Baños apenas presentaba circulación.


Las primeras horas sin aplicación del polémico Plan Centro no han traído consigo, al menos por el momento, la presumible saturación de vehículos, ruidos y contaminación que pronostican los defensores a ultranza de un Centro sin coches, aunque ya hay quien advierte de las primeras señales de humo como anticipo de lo que ha de venir. Bien resguardado del sol, Jaime Rodríguez, taxista, aguarda la llegada de algún cliente en la parada de la calle Trajano. Este taxista reconoce, en honor a la verdad, que la implantación del Plan Centro "no nos ha dado más trabajo", pero dice estar en contra de un Centro libre de restricciones para el tráfico privado. "Mientras menos particulares puedan entrar, mejor se mueve el servicio público, al menos en teoría". Su fino olfato de conductor profesional ya ha detectado las primeras alteraciones en el funcionamiento del tráfico derivadas de la retirada del plan. "Primero , ya ayer (por el viernes, primer día sin el Plan Centro) había más coches mal aparcados, en doble fila, estacionados en zonas de carga y descarga y hasta ocupando paradas nuestras. Y en segundo lugar, se ha notado en la dificultad que ya hemos empezado a percibir para entrar y salir del Centro en sitios concretos y en horas puntas. En una época en que no hay nadie en Sevilla, ya se ha notado algo que entrar al Centro por la Encarnación o por la calle Baños te cuesta más trabajo. Además, antes la gente te preguntaba dónde había un aparcamiento público cerca de tal calle; ahora te pregunta directamente dónde está la calle". Compartiendo tertulia con Jaime se encuentra Félix Beato, también taxista, al que particularmente dice darle "lo mismo" que funcionara o no el Plan Centro.

Entre los presumibles damnificados por la retirada de las restricciones para el vehículo privado deberían estar, por simple lógica, los aparcamientos públicos situados en pleno casco histórico. Durante la vigencia del plan, estacionar en uno de estos contados aparcamientos era la única forma que tenían los usuarios del vehículo privado para aumentar su tiempo de estancia en el Centro, limitado entonces a 45 minutos. Sin embargo ayer, la afluencia de coches en parkings como el de la calle Imagen o el de El Corte Inglés del Duque era bastante similar a la de sábados anteriores. "De momento, no hemos notado una diferencia, a lo mejor porque la mitad de las personas igual todavía no saben que ya no está en vigor el plan", atestigua el empleado de seguridad que controla las matrículas de los vehículos que acceden al aparcamiento de la calle Imagen, a la espalda de la estatua de Santa Ángela de la Cruz.

También hay clientes que, aun siendo conocedores de que ya no impera limitación horaria alguna para la permanencia del vehículo privado en el Centro, prefieren seguir estacionando su coche en un aparcamiento público, aun a costa de rascarse el bolsillo. Era el caso ayer de Francisco Cáceres, que fue a realizar unas compras en El Corte Inglés y dejó su vehículo bajo techo. "Más que nada es por comodidad. Llevaba un poco de prisa y no quería pararme a buscar aparcamiento por fuera", dice mientras abona su ticket.

La verdadera dimensión de la retirada de Plan Centro no se materializará, no obstante, hasta la vuelta a la rutina laborable de toda la ciudad.

  • 1