Local

Un caso por violencia de género pasa en dos años por cinco juzgados

Cinco jueces han tenido en sus manos una denuncia por amenazas y acoso de una mujer contra su pareja. De un juzgado a otro, la causa ha dado vueltas durante dos años en los que sólo se ha tomado declaración al denunciado.

el 15 sep 2009 / 00:29 h.

TAGS:

R. V.

Cinco jueces han tenido en sus manos una denuncia por amenazas y acoso de una mujer contra su pareja. De un juzgado a otro, la causa ha dado vueltas durante dos años en los que sólo se ha tomado declaración al denunciado. La Audiencia tiene que decidir hoy si la causa la tramita un juzgado de Violencia o uno de Instrucción.

El que el denunciado dijera ante el Juzgado de Violencia contra la Mujer número 1 de Sevilla que no era pareja de la mujer que le denunció, sino que "sólo" tenían relaciones sexuales, provocó que este juzgado entendiera que no era un caso de violencia de género y lo enviara al Juzgado de Guardia.

A partir, de ahí, como adelantó ayer la Cadena Ser, el caso ha pasado por tres juzgados de Instrucción distintos -el número seis, el 17 y el cuatro- y dos de Violencia -el uno y el tres-, abriendo diligencias con distintos números para la misma causa y sin que ninguno haya llevado a cabo actuación alguna, por increíble que parezca. Ahora será la Sección Cuarta de la Audiencia, la que tendrá que deshacer este embrollo y decidir qué juzgado llevará la causa, aunque ya sea algo tarde.

La denuncia fue interpuesta por la supuesta víctima, Sandra, el 11 de febrero de 2006 ante el Juzgado de Guardia, que ese día era el Instrucción número 6, por acoso y amenazas. En la misma relata que el denunciado, José, la había perseguido con su moto y que golpeó la puerta de su vehículo para obligarla a salir.

El juzgado abre unas diligencias y entendió que se trataba de un caso de violencia de género, por lo que lo remitió a los órganos especializados en esta materia. El Juzgado de Violencia contra la Mujer número 1 abrió diligencias y hasta el 29 de noviembre de ese año, no citó a declarar al denunciado, que tenía antecentes por una falta de malos tratos y coacciones a esta misma chica, con la que tiene varias denuncias cruzadas.

Fue entonces cuando dijo que sólo mantenían relaciones sexuales. La causa fue de nuevo al Juzgado de Guardia, pese a que un testigo corroboró la versión de la denunciante.

Nuevas diligencias, en esta ocasión en el Instrucción 4, que las deriva al Decanato para su reparto el 16 de enero 2006, casi un año después de interponer la denuncia. Tras el mismo, el caso recae en el número 17, que averigua que las primeras diligencias eran del número 4 y las remite a este juzgado, el 18 de enero.

Otra vuelta de tuerca al caso, pues dos meses después el juez pasa la causa al primer juzgado que lo tramitó, con lo que todo está de nuevo en el punto de partida. Sin embargo, este juez no acepta la inhibición de Violencia 1 y le devuelve el caso. Pero, un error hace que llegue al número 3, que lo rebota otra vez a Instrucción 6. Esto provoca que se abra una doble vertiente.

Por un lado, el caso vuelve a Violencia 1 y, al mismo tiempo, el número 3 lo remite al Decanato para un nuevo reparto. Se manda de nuevo a Violencia 1 el 7 de julio y, lejos de quedarse con el caso, lo devuelve a Instrucción 6, el 22 de octubre, para que plantee la cuestión de competencia, que debe resolver la Audiencia, en una vista que se celebrará hoy.

  • 1