Un castillo con arte

Todo el entorno de esta zona monumental de Morón de la Frontera se convertirá en un centro de artes escénicas, una idea que ha surgido de las compañías Trasto Teatro y Silencio Danza

el 01 mar 2014 / 23:40 h.

Castillo de Morón de la Frontera Morón de la Frontera está coronado por un impresionante Castillo árabe del siglo XIII que durante años ha sido presa del abandono. Un hecho que va a cambiar dentro de un mes cuando toda la zona monumental se convierta en centro de artes escénicas. La idea surgía de las compañías Trasto Teatro y Silencio Danza, quienes poco a poco fueron rumiando la idea de recuperar el símbolo por excelencia de la ciudad. Ambas compañías artísticas suelen explorar el arte en lugares no convencionales y esa fue la chispa que prendió la llama de un proyecto que permitirá a los moronenses disfrutar activamente de una zona abandonada durante años. Es por ello que se ha firmado un acuerdo por un año entre el Ayuntamiento y la Asociación Cultural Trato Teatro-Silencio Danza, con el objetivo de lograr un mejor uso, conservación y mantenimiento de estas ruinas. Una experiencia pionera en España que, como explica Raúl Cortes, miembro de la asociación, permitirá aunar arte y patrimonio para «devolver al pueblo de Morón de la Frontera su emblema, testigo de la identidad de hombres y mujeres que han poblado la ciudad durante años». Desde la asociación cultural se comenzaba hace semanas con el trabajo de limpieza y adecentamiento en la Torre del Homenaje y la parte superior del Castillo, unas zonas que se encuentran ya prácticamente limpias. La próxima semana continuarán, junto con una cuadrilla de trabajadores que mandará el Consistorio, recogiendo la basura acumulada en el Patio de Armas. Además también recuperarán las mazmorras, un lugar prácticamente desconocido debido a que se accedía al mismo a través de una trampilla que se encontraba enterrada en basura. Un duro trabajo con el que van a conseguir «hacer de ese lugar un espacio habitable listo para empezar las actividades». La inauguración del centro será el 27 de marzo, Día Internacional del Teatro, fecha en la que se comenzará la programación regular con una serie de actividades «en la que tenemos puestas nuestras esperanzas, para que a raíz de las mismas, el pueblo de Morón cambie su relación con el castillo», finalidad única por la que Raúl y sus compañeros se han embarcado en este ambicioso proyecto. A partir de la primavera comenzará la dinámica de actividad artística con una actuación escénica mensual de teatro, música, danza o circo. En julio, aprovechando el buen tiempo y el marco incomparable del Patio de Armas, se ha programado un festival de música al aire libre y en octubre celebrarán el mes del Teatro con el Festival Internacional Isidoro Albarreal, un teatrero de Morón recientemente fallecido. El último trimestre del año se convocará un programa de becas de residencia, destinada a acoger diferentes colectivos artísticos que residirán en Morón en una casa de artes, llamada el Trastero, donde aprenderán y ensayarán diferentes obras que preestrenarán al final del periodo de formación. Un proyecto pionero e ilusionante que ha revolucionado Morón y que permitirá entregar a las generaciones venidera un legado ancestral único en la ciudad.

  • 1