Un catering lleno de solidaridad en Sanlúcar la Mayor

La hermana María Delgado, de las esclavas del Divino Corazón, ha conseguido cumplir su sueño de dar de comer a los más necesitados de la localidad gracias al apoyo y generosidad de todos los estamentos del municipio

el 21 sep 2013 / 21:32 h.

15218070Sanlúcar la Mayor, un municipio de aproximadamente 13.000 habitantes, cuenta desde hace poco más de una semana con el comedor social Madre Belén, gracias a la tenacidad de una mujer: la hermana María Delgado, de la congregación de las Esclavas del Divino Corazón. Esta religiosa relata que la idea le comenzó a rondar la cabeza tras observar que cada vez veía a más personas rebuscando en los contenedores de basura, “algo que no sucedía desde hacía muchísimos años”, se lamenta con tristeza. Por ello, decidió montar un comedor social en el que dar comida caliente a las personas de la localidad más necesitadas. Hasta que su idea se ha hecho realidad han pasado bastantes meses, pero dice con orgullo que ha contado con la solidaridad de todo el pueblo: vecinos, empresarios, hermandades, Cáritas, Ayuntamiento y otras órdenes de religiosas que están asentadas en el pueblo como las Carmelitas Descalzas, las Salesianas y los Maristas. Para montar el comedor lo primero que hizo fue ponerse manos a la obra para buscar un lugar adecuado en el que poder atender a estos vecinos necesitados, y se fijó en una casita adosada que tienen las Carmelitas Descalzas junto a su convento, pero las hermanas no se lo pudieron ceder porque es donde se alojan las personas que van a visitarlas. No obstante, estas religiosas le ofrecieron un local que tenían libre en la calle Real, en pleno centro de Sanlúcar la Mayor, una ubicación ideal para poder hacer realidad el sueño de la hermana María Delgado. El siguiente paso fue buscar mobiliario adecuado para un comedor, para lo que contó con aportaciones de las Salesianas, entre otros benefactores. Y así, poco a poco y con la ayuda de todos, su deseo se puso en funcionamiento hace poco más de una semana. En un principio al centro acudieron a comer tres familias, “pero ya vamos por 12”. La promotora de esta iniciativa señala que son vecinos del pueblo con niños pequeños que “se ayudan de la paga del abuelo para vivir”. De todos modos, no todas las familias acuden al comedor, “porque por circunstancias o no pueden o no quieren ir a él, por lo que también se les ofrece la posibilidad de que se lleven la comida a sus casas”, relata la religiosa. El menú, como es muy complicado obtener permisos para su elaboración en un local, lo aporta un catering del municipio: Paqui García, que sólo cobra 1,8 euros por cada comida, que consta de primer y segundo plato, postre y pan. Un precio, que remarca esta hermana, es especial y “sólo para nosotros”. Para que todo funcione a la perfección, sor María Delgado cuenta con el apoyo de Cáritas, que es la institución que conoce qué familias son las que necesitan de este recurso, y de voluntarios, tres por día, que le ayudan a servir las comidas. Además, dice con orgullo que en Sanlúcar la Mayor se han representado obras de teatro para recaudar fondos, se han puesto huchas en establecimientos del municipio y las hermandades “incluso de Sevilla” le han dado donativos. Esta monja no quiere olvidarse de ninguna persona o colectivo que le ayuda, porque recalca que cuenta con el apoyo de todo el mundo, “un día un hombre se presentó con un saco de melones que los repartimos. Todo el pueblo está colaborando con lo que puede y nosotros se lo agradecemos mucho, porque lo necesitamos”. Ahora la idea de la hermana María Delgado es ampliar el número de días que se da de comer e incluir los sábados y domingos, porque dice con sorna “los fines de semana también hay que comer”. No obstante, afirma que un buen regalo sería poder cerrar el comedor “porque significaría que ya no es necesario”. Sin embargo, y mientras haya familias necesitadas promete que seguirá adelante con su proyecto, que incluso se puede diversificar, “porque Cáritas, al ver que el local es grande, está estudiando la posibilidad de poner en marcha un economato social”.

  • 1