Un centenar de personas exigen el cierre de la polémica protectora de Mairena del Aljarafe

Las instalaciones acogen a animales en muy mal estado (VÍDEO). Ha sido denunciada a la Fiscalía General de Medio Ambiente.

el 18 ene 2014 / 21:51 h.

Alrededor de un centenar de personas se manifestaron ayer en la puerta de la SPAPS de Mairena. / Alrededor de un centenar de personas se manifestaron ayer en la puerta de la SPAPS de Mairena. /

Jaulas masificadas, animales comiendo y durmiendo sobre excrementos, perros muertos sin recoger, enfermos sin tratar, hembras recién paridas expuestas a peleas, falta de higiene total, escasez de alimento y, por delante de todo esto, un portón cerrado a cal y canto. Eso es lo que acaece en el interior de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Sevilla (Spaps) de Mairena del Aljarafe, una organización constituida en 1948 y que desde mediados de los año 80 está en entredicho por organizaciones que reiteradamente han venido denunciando el maltrato que se inflige en esta instalación.

Un vídeo grabado supuestamente por socios y trabajadores  del centro que acarrean varios meses de impagos en sus nóminas ha destapado, al fin, y con toda claridad, lo que sucede en su interior. A raíz de su aparición y difusión en diversas televisiones, la Spapsha prohibido el acceso a todo medio de comunicación y su presidente, Pedro Luis Fernández Castillo, tampoco responde al teléfono .Ello a pesar de que en marzo de 2012 ya emitió un comunicado en el cual defendía la labor de la protectora y lamentaba que “gentes movidas por la buena fe” les hubieran denunciado sin conocer primero las instalaciones.

Ayer a primera hora de la mañana un centenar de ciudadanos y representantes de varias organizaciones defensoras de los animales acudieron a las puertas de la Spaps –sin subvención, mantenida por socios y por convenios con ayuntamientos– para manifestarse e intentar entrar en ella. Cerrada y sin nadie en su interior, Javier fue uno de los jóvenes que saltó la tapia con el interés de ver en qué estado se encontraban los animales “Lo que hay dentro es terrible, los perros están casi sin comida y agua y muchos de ellos están enfermos”, refirió minutos antes de que se personaran miembros del Seprona, quienes insistieron en que ya se está trabajando para desalojar de allí a todos los animales. Es lo que piden también diversas asociaciones dispuestas a repartirse los perros y gatos que allí malviven, como la Fundación Benjamin Mehnert, que acogerá a todos los galgos y podencos.

Imagen del interior de una de las jaulas. Imagen del interior de una de las jaulas.

10.000 metros cuadrados, una media de entrada de 250 animales al mes y, prácticamente, un único trabajador. Las denuncias arrecian desde diferentes lugares. El Partido Animalista-PACMA demandaba a la SPAPSel viernes frente a la Fiscalía General de Medio Ambiente, una web (stopmairena.pacma.es) recoge firmas que piden su cierre y, desde Sevilla, se han realizado tres recientes denuncias. Parece que tras décadas de lucha, la Protectora puede estar escribiendo las últimas líneas de una historia siempre puesta en entredicho.

Seis gatos muertos en Urbanismo y 1.100 firmas recogidas por ellos

El Ayuntamiento de Sevilla aseguró ayer que la orden  dada por la Gerencia de Urbanismo para que los empleados de dicho  organismo dejen de alimentar a una colonia de gatos que desde hace  unas dos décadas merodean por las instalaciones “es a raíz de una  denuncia del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la  Guardia Civil y no una decisión de este equipo de gobierno”. Fuentes municipales explicaron que efectivos del  Seprona se personaron en las instalaciones de la Gerencia de  Urbanismo de Sevilla y, al percatarse de la presencia de los felinos,  denunciaron la situación toda vez que “no está permitido dar de comer  a los animales en una situación descontrolada”. Así las cosas, el Consistorio asegura que buscará “la  mejor solución posible” para estos huéspedes gatunos, y  “sin que sufran ningún daño, tal y como avala la política de este  Ayuntamiento”. Sin embargo, Carmen Jiménez, trabajadora que cuida de estos animales, asegura que ya  son seis los gatos que han muerto en los últimos días, tanto por  falta de comida y agua, como atropellados cuando salen del recinto a  buscarla.

33 Entretanto, cabe recordar que ya se han  recogido y registrado más de 1.100 firmas “en poco más de una semana”  para pedir al Ayuntamiento que mantenga a la referida colonia de  gatos, según indicó ayer Carmen Jiménez, impulsora de la iniciativa y  una de las cuidadoras voluntarias de estos animales. Además, Jiménez defiende que no sólo han causado probemas de salubridad, sino que sirven para ahuyentar los roedores.

  • 1