Local

Un club juvenil de Brenes dona el dinero sobrante del cotillón para reconstruir Haití

Un grupo de jóvenes, miembros del club la Isla, dona 3.000 euros que sobraron de las fiestas navideñas. El dinero ha sido entregado a diversas ONG. 

el 30 ene 2010 / 19:30 h.

TAGS:

Los organizadores de esta iniciativa solidaria del club la Isla.

Cuando los miembros del club La Isla empezaron a recoger el dinero para las fiestas de Navidad, ningún terremoto había asolado Haití. Sin embargo, la tragedia sí que estaba en la mente de todos cuando llegó el recuento de los excedentes. El club, formado por un grupo de amigos de Brenes, no se lo pensó ni un solo segundo. "Vimos que teníamos la oportunidad de ayudar y lo hemos hecho", asegura Antonio Jesús Ocaña, uno de los jóvenes del club La Isla.


En otro contexto, las bebidas sobrantes en el cotillón se habrían usado, como en años anteriores, "repartiéndolas entre los miembros o guardándolas para otra ocasión". Así lo relata Juan Jesús Liñan, estudiante de Arquitectura Técnica y encargado también de los preparativos para las dos fiestas navideñas, que se celebraron los días 24 y 31 de diciembre.


La media de edad de estos jóvenes solidarios ronda sólo los 25 años. En el club La Isla están inscritos unas 450 personas, motivado en buena parte a que "al haber pocos locales libres en la localidad se unen varios grupos de amigos distintos", relata otro de los miembros, Manuel Algaba. De este modo, la suma resultante de la devolución de los licores y refrescos sobrantes en estas fiestas ha superado los 3.000 euros.


Las opiniones sobre la finalidad que se le ha dado al dinero son variopintas. A Ernesto Subirá y Faly Mora, que terminan de conformar el grupo de los encargados de la organización, les han llegado comentarios "de todo tipo". No obstante, "gana la parte solidaria", apostillan.


Entre los destinatarios de este chorro de solidaridad joven y espontáneo, además de a Haití, se encuentran varias organizaciones no gubernamentales como Médicos sin Fronteras, Intermon, Adena, la fundación Vicente Ferrer, La Sonrisa Animal o Cáritas. A estas asociaciones les habrá llamado la atención el donativo, emitido "por cortesía del club La Isla", como quedó recogido en los recibos bancarios. Quizás no sabrán nunca que vienen de unos jóvenes de un pueblo que cambiara unas botellas de alcohol por una sociedad más justa.

  • 1