Local

Un coche con dos bebés se estampa contra los veladores de una cervecería

el 24 feb 2013 / 16:37 h.

TAGS:

-->

Tremendo susto el que se vivió este domingo en la Cervecería La Paz, situada en el cruce entre la Avenida de la Paz y la Ronda del Tamarguillo, a eso de las tres de la tarde. Todo transcurría como un fin de semana cualquiera. Varios grupos de vecinos disfrutaban de un almuerzo o unas tapas al sol, atraídos por el buen tiempo, en la terraza de este establecimiento, cuando de repente, atónitos, contemplaron cómo un vehículo se les venía encima a toda velocidad. Afortunadamente alguien dio la voz de alarma a tiempo y la veloz estampida impidió una desgracia mayúscula. Y es que el turismo, conducido por una mujer que transportaba en su interior a sus dos hijos, de unos dos años cada uno, arrolló sin poder evitarlo las mesas y sillas allí dispuestas.

 Fue más espectacular y aparatoso que dramático, puesto que el accidente se saldó sin heridos de gravedad, aunque los tres ocupantes del coche fueron trasladados por precaución al Hospital Virgen del Rocío. Afortunadamente todo se quedó en el susto y por la tarde, a eso de las cinco, la mujer, que prefiere no revelar su nombre, regresaba al lugar de los hechos para intentar comprender qué pasó exactamente y contemplar el verdadero alcance de este siniestro. Todavía impactada, y dando gracias, explicó in situ a este periódico lo ocurrido.

Ella conducía por la avenida de la Paz y se disponía a cruzar hacia la ronda del Tamarguillo, para lo que cogió la salida a la rotonda que regula el tráfico en ese cruce, atendiendo a las indicaciones de los semáforos en todo momento, según su versión. Cuando aguardaba a que la luz se pusiera en verde para avanzar, otro vehículo la golpeó por detrás, lanzándola literalmente contra la cervecería que hacía esquina en ese cruce. "No sé si se saltó algún semáforo o venía demasiado de prisa, pero el impacto fue tremendo", relata la afectada, de 44 años, que sufrió un golpe en la cabeza, debido a que el airbag no se activó.

Dos ambulancias y la Policía Local se trasladaron al lugar y, tras comprobar que ni la madre ni los niños habían sufrido heridas graves aparentemente, los trasladaron al centro hospitalario. En la zona permaneció el turismo que colisionó contra ella, cuyo conductor, de 62 años, único ocupante, también sufrió lesiones leves. Según relata un familiar de la conductora implicada, los agentes policiales realizaron una prueba de alcoholemia al otro implicado, que dio negativo. Posteriormente también fue llevado a Traumatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

En cuanto a los daños materiales, al margen de los sufridos por las mesas y las sillas de la cervecería, el vehículo estampado contra la terraza se llevó por delante un bolardo, diseminó numerosos fragmentos de cristal y metal por la calle e impregnó de aceite y líquidos del motor todo el acerado, lo que obligó a los agentes policiales a cubrir con serrín varias zonas de la calzada.

El siniestro se produjo a una hora de mucha afluencia de público en la zona, por lo que varios vecinos comentaban los sucedido por la tarde.

"Yo no me enteré de nada, pero salí a recoger la ropa y vi a un tumulto de gente mirando un coche que estaba destrozado sobre la acera y dos ambulancias", explicó a este periódico Carmen, una vecina del bloque donde se encuentra el bar afectado.

-->-->

  • 1