Economía

Un cóctel verde de CO2 y microalgas

La compañía Aurantia elaborará biocombustibles a partir de microalgas en la Bahía de Cádiz, y para la combustión utilizará el dióxido de carbono que lanza a la atmósfera una de las cementeras de Holcim. Doble ventaja medioambiental, un cóctel verde.

el 14 sep 2009 / 22:28 h.

La compañía Aurantia elaborará biocombustibles a partir de microalgas en la Bahía de Cádiz, y para la combustión utilizará el dióxido de carbono que lanza a la atmósfera una de las cementeras de Holcim. Doble ventaja medioambiental, un cóctel verde.

La Bahía de Cádiz contará con un proyecto pionero en toda España para la fabricación de energía renovable. La empresa Gadir Biodiésel, del grupo Aurantia, producirá dentro de un año y medio este combustible a través de microalgas. En este proceso será fundamental el uso de dióxido de carbono y de aguas residuales, por lo que esta planta contribuirá a mejorar la calidad ambiental en la provincia de Cádiz.

"Se está consiguiendo recoger toda la basura para convertirla en un valor que es el de la energía limpia y renovable", explicó el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, quien acudió ayer al Muelle de la Cabezuela (Puerto Real), donde se puso la primera piedra de esta empresa. En estas instalaciones se desarrollará todo el proceso para transformar en biodiésel el aceite procedente de un parque de microalgas, que se ubicará junto a la fábrica de cementos Holcim de Jerez.

El grupo Aurantia ha llegado a un acuerdo con esta compañía para utilizar el CO2 procedente de su empresa en la producción de este aceite. El dióxido de carbono que parte de esta industria cementera será captado por una torre de refrigeración que traspasará estos gases al área de invernaderos, donde al mismo tiempo se aprovecharán en este proceso los recursos hídricos procedentes de la Estación de Aguas Residuales (EDAR).

El presidente de este grupo, Rafael Naranjo, destacó las ventajas de las microalgas sobre otros cultivos que se usan para crear energía. "Podemos obtener por hectárea una producción hasta 150 veces superior que con el cultivo más eficaz que es el aceite de palma", señaló.

Esta empresa comenzará por tanto su andadura con el valor añadido de utilizar los elementos tóxicos en su beneficio y, a su vez, en sintonía con el medio ambiente del entorno. Sin embargo, su interés social va más allá, ya que es una de las compañías que están dentro del plan de reindustrialización de la Bahía de Cádiz en el que la Junta invertirá 1.596 millones de euros para propiciar un cambio estructural en el tejido productivo de la zona y superar al mismo tiempo la crisis generada en la zona tras el cierre de la planta de Delphi.

El campo de las energías renovables será una de las principales apuestas de este proyecto del Gobierno andaluz. De hecho, el consejero de Innovación firmó ayer un convenio con el presidente del grupo Aurantia para poner en marcha otras dos plantas de energía fotovoltaica con la firma de Gadir Biodiésel. Se instalarán también en Puerto Real en las inmediaciones de los terrenos de la multinacional de automoción norteamericana.

Estas tres fábricas, que suponen una inversión superior a los 174 millones de euros, crearán en la Bahía de Cádiz más de 267 puestos de trabajo. "Damos un paso importante con estas tres primeras plantas que de manera inmediata se ponen en obras. En 18 meses estaremos fabricando biodiésel y de manera también inmediata se llevará a cabo la producción de placas fotovoltaicas en un sistema como el nuestro en el que ya Andalucía lidera el mundo fotovoltaico, donde la capacidad de radiación solar es muy alta y donde una zona como Cádiz juega un papel de primer orden", señaló Vallejo.

  • 1