Local

Un compromiso expreso delante de los focos

La reunión de ayer del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ahonda en el compromiso contraído por el Ejecutivo de Zapatero para que se asuman las peticiones de Andalucía en la negociación del nuevo...

el 16 sep 2009 / 04:58 h.

La reunión de ayer del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ahonda en el compromiso contraído por el Ejecutivo de Zapatero para que se asuman las peticiones de Andalucía en la negociación del nuevo marco de financiación de las comunidades autonómas.

Si bien es cierto que lo extraño hubiera sido lo contrario -Chaves defendió como presidente de la Junta la misma posición que ahora, dos meses después, sostiene Griñán-, la realidad es que su presencia ayer y el compromiso público de Chaves con las tesis andaluzas consolida aún más la posición de la Junta en una etapa de la negociación en la se advierte un cierto favorecimiento de los criterios de Cataluña en detrimento de las que comparten comunidades como la andaluza.

Es importante que se subraye esto último. Los temores se sustentan en la diferencia de trato que ha dado la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, a Cataluña a la hora de remachar la negociación del modelo. Este trato se ha traducido en una intensificación de las conversaciones entre el Gobierno Central y la Generalitat cuyo fruto final sería la aceptación de que Cataluña reciba más dinero gracias a la aplicación del criterio de la recaudación fiscal para el reparto del dinero estatal y no, como quieren Andalucía y la mayoría de las regiones, la distribución de los fondos en función de la población de cada comunidad.

Pues bien, si al final ocurre algo así, hay que constatar que pasaría a pesar del compromiso contraído por José Luis Rodríguez Zapatero el pasado 17 de junio en el Palacio de la Moncloa y del expresado ayer mismo por el vicepresidente Manuel Chaves en la Casa Rosa de Sevilla. La falta de claridad sobre cuál es el documento de negociación que maneja Elena Salgado ha puesto sobre aviso a nuestros gobernantes, pero éstos deben tener muy claro que cuentan con los apoyos que hay que tener. Si al final no es así, también a ellos habrá que exigirles responsabilidades.

  • 1