Local

Un congreso en clave de Gobierno

La renovación en la dirección del PSOE andaluz acelera los cambios en el equipo de la Junta, dado que Griñán quiere evitar la compatibilidad de cargos orgánicos y de gestión.

el 12 mar 2010 / 23:32 h.

TAGS:

El presidente de la Junta es el único que tiene potestad para cambiar su Gobierno. Ese es el mensaje más repetido ayer por el entorno de José Antonio Griñán aunque en el PSOE andaluz y entre sus dirigentes se ha asumido ya que los andaluces conocerán su tercer Gobierno desde las elecciones de 2008 más pronto que tarde. No hay confirmación oficial pero las quinielas con nombres que ayer recorrían los pasillos del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla apuntaban tanto a quienes ocuparán los sillones orgánicos como a los posibles movimientos que se harán en el equipo de gobierno.

 

Había dos corrientes de opinión. Hay dirigentes socialistas que apostaban por retrasar a junio o julio la crisis del Gobierno andaluz y quienes han presionado para que sea inminente. Ahora parece que la crisis será en breve. Puede que no la semana próxima, cuando está previsto que José Luis Rodríguez Zapatero presida en Andalucía un Consejo de Ministros extraordinario, pero sí antes de Semana Santa, señalan fuentes del PSOE-A y del Gobierno.

Los tiempos de este congreso socialista son distintos. Es un cónclave extraordinario, adelantado dos años en el tiempo tras la sucesión de Manuel Chaves al frente del Ejecutivo hace un año. Tocaba en 2012 y se produce ahora para zanjar un estado de continuos sobresaltos y dudas sobre el liderazgo en el partido. Según admiten los propios socialistas, con las encuestas a la baja, el desencanto ciudadano al alza y la crisis golpeando fuerte, no pueden permitirse por más tiempo esa situación de transición. Por eso se ha desechado la idea de acompasar la crisis en el Ejecutivo andaluz con la previsible remodelación que hará el presidente Zapatero, antes de verano, cuando agote la presidencia de la Unión Europea.

El hecho de que Griñán haya situado a Rosa Torres, consejera de Cultura, en la cúspide del PSOE andaluz como presidenta del partido, significa para muchos dirigentes su salida inmediata del Gobierno. De ahí que se dispararan los rumores sobre la remodelación inminente del Ejecutivo. El presidente andaluz viene defendiendo desde su investidura la necesidad de una reforma profunda de la administración autonómica, una idea reforzada después de que el Gobierno haya redactado dos leyes locales -ahora en el Parlamento- que dan más competencias a los ayuntamientos en detrimento del Gobierno. Griñán ha apostado por reducir las consejerías, lo que conllevaría la eliminación automática de un buen puñado de delegaciones provinciales y por lo tanto las direcciones del PSOE en cada una de las ocho provincias deberán asumir que muchos de sus militantes destacados, situados en sillones de la Junta, perderán su cargo.

Griñán tiene en la cabeza reagrupar carteras para reducir costes en la administración -un guiño al ciudadano en tiempos de crisis- pero, sobre todo, ha defendido el presidente andaluz, para ganar en eficacia. Se apunta que Griñán apostará por unir Turismo y Deporte con Cultura, fusionar Obras Públicas y Vivienda, crear una segunda macroconsejería económica con Empleo e Innovación o volver al modelo anterior de Agricultura junto a Medio Ambiente.

Los cambios, avisan fuentes socialistas, deben también leerse en clave de elecciones municipales. Fue el propio Griñán quien anunció que quedaba vacante la candidatura a la Alcaldía de Sevilla tras la salida de Alfredo Sánchez Monteseirín y son muchas las voces que dan por hecho que el actual consejero de Vivienda, Juan Espadas, podría ocupar ese lugar en 2011.

La apuesta de "renovación" y "cambio" se plasmará además en el grupo parlamentario, donde se da igualmente por resuelta la salida del actual portavoz parlamentario, Manuel Gracia, y se perfila Mario Jesús Jiménez, secretario provincial del PSOE de Huelva, como futuro portavoz.

  • 1