Un contenedor quemado cada cuatro días en Los Palacios

El Ayuntamiento tramita decenas de denuncias y ordena a la Policía Local que extreme la vigilancia ya que en lo que va de legislatura han ardido 200, con un coste de 40.000 euros.

el 03 feb 2014 / 23:00 h.

El Ayuntamiento ha intensificado los controles con la ayuda de la Policía y la Guardia Civil. El Ayuntamiento ha intensificado los controles con la ayuda de la Policía y la Guardia Civil. El equipo de gobierno de Juan Manuel Valle (IP-IU) ha dado instrucciones a la Policía Local para que extreme la vigilancia contra la quema de contenedores de basura, que se ha convertido en un acto de vandalismo cotidiano en el municipio. La concejalía de Seguridad Ciudadana ya ha tramitado decenas de denuncias ante la Guardia Civil y se esperan varios juicios por este motivo. «Estamos coordinados con Policía y Guardia Civil especialmente por este asunto», subrayó el alcalde. Pero la inmensa mayoría de los vándalos que queman contenedores permanecen aún en el anonimato, por lo que tanto el regidor palaciego como su delegado, Manuel Begines, han hecho varios llamamientos a la concienciación ciudadana a través de la televisión municipal y de las redes sociales. «El mobiliario urbano es de todos y su deterioro afecta a la calidad de vida de los vecinos», destacó Begines, que apeló a «la colaboración ciudadana para que, si tiene constancia de algún tipo de acto vandálico, lo denuncie». La quema indiscriminada también afecta a las arcas municipales de un consistorio que arrastra una deuda de 100 millones de euros. Porque las cifras de contenedores quemados son estrepitosas: más de 200, según fuentes cercanas al regidor, en los dos años y medio que va de legislatura. «Cada contenedor cuesta 200 euros, así que una cuenta rápida nos arroja 40.000 euros», explica Valle. Otra cuenta arroja igualmente una cifra escandalosa: más de 200 contenedores carbonizados en 30 meses suponen una media de uno cada cuatro o cinco días. Teniendo en cuenta que en el pueblo existían hasta el año pasado unos 500 contenedores, en los dos últimos años y medio el fuego de los vándalos ha acabado con más del 40% de los contenedores de basura. Hasta febrero del año pasado, del servicio de recogida de basuras se encargaba la empresa FCC (Fomento de Construcciones y Contratas), a la que el equipo de gobierno anterior, del PSOE, dejó colgada una deuda de 3,9 millones de euros. Esta semana se cumple un año precisamente de la municipalización del servicio y, desde entonces, y según el equipo de gobierno en minoría de Valle, «éste ha mejorado de forma notable, aunque aún no nos damos por satisfechos». La Concejalía de Servicios Municipales tiene previsto cambiar algunos vehículos de limpieza que están en malas condiciones, adquirir una nueva máquina barrendera y un camión de recogida, aunque todo dependerá «de las posibilidades económicas del Ayuntamiento que, ahora, son bastante complicadas», apuntó Begines, quien presume de que, gracias a la municipalización del servicio, el Consistorio ha ahorrado «536.000 euros en sólo un año». Un ahorro que puede convertirse en pasto de las llamas si la quema de contenedores –ahora que los paga el Ayuntamiento– no cesa. En realidad el Consistorio paga sólo los contenedores normales, de los que ha adquirido 120 nuevos en el último año: 60 el verano pasado y otros 60 que acaban de estrenarse. Son contenedores de 1.100 litros que «se han ido colocando en las zonas más necesitadas de la localidad y en aquellas más castigadas por los actos vandálicos», según el Ayuntamiento. Ya se han quemado dos en las últimas semanas. Otros 310 contenedores de recogida selectiva los ha puesto la nueva empresa concesionaria para el reciclaje, Urbaser (130 para plásticos, 90 de papel y cartón y otros 90 de vidrio). Cada contenedor de este tipo cuesta –aunque no salgan de las arcas municipales– 700 euros y ya han ardido cuatro. A otros fuegos destructores de los últimos meses, como el del archivo municipal el 5 de septiembre y el del belén municipal el día de Navidad, han arrojado luz las investigaciones policiales. La Guardia Civil dictaminó que el primero fue causado por un aparato de aire acondicionado en mal estado y sobre el segundo, el visionado de las cámaras de seguridad de establecimientos ha permitido identificar a dos menores como presuntos autores.

  • 1