martes, 11 diciembre 2018
14:10
, última actualización
Cultura

Un corto con hambre de Goya

El estudio sevillano Forma Animada ha conseguido colar en la liza por el premio de la Academia del Cine español ‘A Lonely SunStory’, protagonizado por Mario Casas.

el 17 ene 2015 / 22:00 h.

TAGS:

goya Podría afirmarse que el cortometraje A Lonely Sun Story, del estudio sevillano Forma Animada, está pensado y diseñado milimétricamente para llevarse premios. De momento, con él, sus autores, Juanma Suárez y Enrique F. Guzmán, han conseguido una nominación en los Premios Goya, cuyo resultado se desvelará el próximo 7 de febrero. «El éxito es una suma de muchos factores;desde luego nosotros hemos querido llamar la atención, para eso hemos contado con actores tan mediáticos como Mario Casas y María Valverde y con la banda sonora de Roque Baños, todos ellos reclamos para que la gente se asome a la historia que proponemos», explican sus directores.

Una producción inusual dentro del audiovisual andaluz. Pionera, a su manera. En todo caso, su aspecto técnico se presenta fundamental, mezclando imagen real con personajes animados. «Ha sido un enorme reto tecnológico;todos los fondos son reales, con todo lo que eso implica a la hora del rodaje. El resultado final es muy completo en disciplinas artísticas; es un proyecto en el que nos hemos adentrado en el mundo del cine y en el del arte, haciéndolo todo de una forma muy artesanal», detalla Enrique Guzmán.

Y, sin embargo, uno y otro creador reiteran que, pese al despliegue tecnológico, «lo verdaderamente esencial, es lo que se cuenta». «Una historia romántica de ciencia ficción donde se mezclan el amor y la aventura», explican. Una trama sencilla con un trasfondo «muy actual y mediático como son las tormentas solares».

Tanto Suárez como Guzmán se sienten cómodos con el apelativo ‘comercial’ que parece pender de A Lonely Sun Story. «Para nosotros lo comercial no tiene connotaciones negativas, nos gusta el cine y nos gusta contar historias, hacemos mucho esfuerzo por llegar al gran público», reconocen. «Hay películas de calidad que se estrenan y pasan sin pena ni gloria, ni se conocen, tal vez porque no han invertido en promoción, tal vez porque su público objetivo es my reducido», abunda Juanma Suárez. No es el caso de este corto sevillano, en el que se han visto implicados más de 50 profesionales, y que espera recoger sus frutos en forma de éxito. «El target de la historia es el público adolescente; eso es objetivo, porque para eso hemos contado también con dos actores de tanto tirón entre la población joven como son Mario Casas y María Valverde», dicen.

Forma Animada, el estudio sevillano que respalda la producción, «tiene una trayectoria muy potente», y con esta obra aspira a poder embarcarse en proyectos aun más ambiciosos. De ganar el Premio Goya sus artífices confían en que este les diera «proyección y notoriedad». Aunque lo esencial para ellos sería que el corto «suscitase el interés de las televisiones». Con todo, ninguno de sus realizadores están de acuerdo en que los cortometrajes lleguen a poca gente, y ponen de ejemplo para ello todo el circuito especializado donde pueden verse estas películas en miniatura.

Premios (posibles), tecnología, actores populares y una constatación mas. «Nos hemos ido dando cuenta de que cada vez más actores se involucran en la animación, con Casas y Valverde hemos trabajado mano a mano, recreando cada escena, hasta conseguir dar con los personajes de Oscar y Linda que teníamos en la imaginación», dicen.

Con otras producciones de éxito que les anteceden –Alfred & Anna, 30 años de oscuridad–, los responsables del estudio ya han tenido tiempo para escudriñar a la competencia con la que se medirán y que podría arrebatarle la estatuilla. «Confesamos que ha sido lo primero que hemos hecho. Cada uno de los cortos que optan al Goya está realizado con una técnica diferente. Pero, si cabe, A Lonely Sun Story es el más original de todos, y desde luego en 3D es el único», comentan con la vista puesta en la ceremonia.

  • 1