Local

Un cuartel de Granada se suma a la negociación de la deuda

La nueva oferta del Estado incluye la sede de Correos de Málaga

el 17 mar 2010 / 20:45 h.

TAGS:

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, charla con dos militares.

Las negociaciones se intensifican a dos días de que expire el plazo marcado en el Estatuto andaluz para liquidar la deuda histórica. Tanto es así que la negociadora por parte de la Junta, la consejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo, no pudo acudir ayer al pleno del Parlamento inmersa en estudiar la última oferta del Estado de la que ayer trascendió que incluye la céntrica sede de Correos en Málaga y el cuartel de Los Mondragones en Granada.

Este paquete fue puesto sobre la mesa a principios de semana por el Gobierno central después de que la Junta de Andalucía anunciara públicamente hace semanas que ambos Ejecutivos discrepaban en el valor de la primera oferta -18 solares y la empresa Agesa, que gestiona los activos de la Expo 92- en unos cien millones. La Junta entendía que con la oferta inicial no se cubrían los 748 millones que quedan por pagar -420 se anticiparon- por el déficit con el que Andalucía asumió en los 80 las competencias en educación, sanidad y vivienda, y reclamó más solares y una tasación independiente hasta el punto de que el presidente andaluz, José Antonio Griñán, amagó con acudir a los tribunales si no se cumplía lo pactado.

El Estado cedió a ambas reclamaciones y desde esta semana, la tasadora Tinsa valora los solares -de Agesa, estimada en 300 millones y sobre la que no hay discrepancias, se encarga otra empresa-, pero también ha puesto sobre la mesa nuevas ofertas que la Junta está estudiando.

El edificio de Correos de Málaga, ubicado en una céntrica zona comercial de la capital, es la única propiedad en esta provincia presente en la negociación, ya que entre los 18 primeros solares ofertados por el Estado no había ninguno de esta zona.
En cuanto a Granada, el cuartel de Los Mondragones vendría a sumarse a tres parcelas con una superficie total de 4.351 metros cuadrados en La Azulejera incluida en la primera lista.

El Gobierno ya cedió hace años el 56% del terreno de Los Mondragones a la administración autonómica y local y de hecho actualmente el Ayuntamiento tiene parte de sus instalaciones municipales ubicadas allí. El resto es aún propiedad del Ministerio de Defensa, aunque no ha trascendido qué superficie ha sido ofertada, y estaba previsto construir allí unas 200 viviendas libres.
El Ayuntamiento de Granada vio con buenos ojos la posible incorporación de Los Mondragones por su buena ubicación, ya que, según advirtió ayer la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto (PP), los solares de La Azulejera "no valen nada" e incluso tienen "grandes cargas". Así, precisó que el Gobierno debe 1,8 millones de euros por la urbanización que se está haciendo de estos terrenos, que suman 4.351 metros cuadrados, y que "no paga desde 2008". "Si el Gobierno transmite a la Junta unos solares que llevan una deuda de millones le está transmitiendo un problema porque lo que necesita es liquidez", insistió.

En plazo. Desde la Consejería de Economía y Hacienda insisten en que la negociación sigue abierta y la lista de solares no está cerrada. Por su parte, desde el Ministerio de Economía confían en alcanzar un acuerdo "dentro del plazo" marcado por el Estatuto andaluz (el 20 de marzo), un escenario de acuerdo que era también el barajado el martes por el consejero de Presidencia, Antonio Ávila.Mientras, la oposición continúa con sus críticas a la fórmula de pago en suelo en vez de en dinero contante y sonante y ayer, el coordinador regional de IU, Diego Valderas, denunció que aunque finalmente Junta y Gobierno lleguen a ponerse de acuerdo en cuanto a la cantidad y el valor de los terrenos antes del 20 de marzo, se habrá incumplido el Estatuto porque "Andalucía no percibirá ese día los 784 millones que le restan por cobrar".

Valderas denunció que poner en valor dinerario dichos solares le costará a los andaluces más de cien millones de euros, por lo que los ciudadanos pagarán un dinero por una deuda que se va a saldar "de mala manera".

  • 1