domingo, 09 diciembre 2018
18:51
, última actualización
Deportes

Delantero de Primera, errores de Segunda

El Betis se impone por un discreto 1-4 al modestísimo Isla Cristina con un doblete de Rubén Castro y un nuevo fallo defensivo en la raíz del único gol en contra.

el 26 jul 2014 / 22:00 h.

Carlos García se mide con un jugador del Isla Cristina / Tolo Parra Carlos García se mide con un jugador del Isla Cristina / Tolo Parra El Betis resolvió su quinto amistoso de la pretemporada con una cómoda goleada (1-4), la mayor victoria de cuantas acumula en lo que va de pretemporada. Ante el Isla Cristina, que compite en Regional y no lleva ni una semana de preparación, el conjunto verdiblanco no elevó el bajo nivel de juego que viene ofreciendo desde el principio del trabajo, pero al menos se reencontró a base de bien con la portería rival. Ycuando de este apartado se trata, el nombre propio es recurrente pero no por ello menos noticioso. Rubén Castro, quién si no, ratificó en el césped del Municipal isleño que su compromiso en este indeseado regreso a Segunda es de verdad. Llegarán duelos más importantes que el de ayer, es verdad, y conviene relativizar todo lo que ocurre en verano, pero el delantero canario no sólo no bajó la guardia ante un adversario tan endeble y poco motivador, sino que se lo tomó tan en serio que anotó dos goles en sólo medio encuentro. Ya ha conseguido cuatro y por tanto es el máximo goleador heliopolitano. Una magnífica costumbre, ya sea en temporada oficial o en época de amistosos. La puntería de Rubén Castro es una buena noticia para el Betis, no hay duda, pero el enorme reto del ascenso no puede pasar sólo por esa grandísima virtud, por mucho que el noventa y mucho por ciento de los rivales de la categoría no dispongan de ella o alguna similar. Los verdiblancos necesitan encontrar un patrón de juego que los guíe a lo largo de esas 42 jornadas que los aguardan y de momento, traspasadas las dos primeras semanas de preparación, no existe. No juega bien el Betis de Julio Velázquez y desde luego tampoco es cuestión de provocar urgencias sin necesidad, pero los amistosos pasan y no se recuerdan minutos de calidad por parte del principal favorito para el ascenso a Primera. En Isla Cristina no mejoró el Betis el listón del día antes en Sanlúcar de Barrameda. Quizá generó más oportunidades y llegó al descanso con el choque resuelto, pero el oponente era una categoría tan baja en el escalafón que casi no hubo adversario. Es más, el hecho de que el Isla Cristina fuese capaz de lograr un gol es casi tan llamativo como el doblete de Rubén Castro. El tanto, por cierto, llegó en un nuevo error del sistema defensivo, esa inmensa rémora que catapultó al Betis hacia el descenso y que Velázquez no extirpa por ahora. El balance final no tuvo nada que ver con el comienzo del partido, que anunció un Betis incisivo, profundo, peligroso. Cuando se cumplió el primer cuarto de hora, Jordi Figueras ya había tenido dos buenas ocasiones de cabeza, una frustrada por un defensa y otra por el meta Mateo. Después se reconcilió con tanta intentona fallida y marcó el 0-1 con la testa, claro está, al aprovechar un magnífico centro de Dani Pacheco, un hombre que por cierto también deja muy buenos detalles de vez en cuando, lo cual significa dos cosas: una, que está capacitado para ser importante en este Betis; y dos, que debe dar más continuidad a su participación en el juego colectivo. Además del mediapunta, al que Velázquez ha colocado desde el principio en la izquierda, también dieron un buen nivel hombres como Matilla, que forzó el penalti del 0-2 un día después de meter la pata (y patada) en Sanlúcar, o Cedrick, que asistió a Rubén en el 0-3. En todo caso, argumentos insuficientes para lo que debe ser el Betis. El equipo de la segunda parte no mejoró lo que había hecho su antecesor. Rennella gozó de varias oportunidades pero no transformó ninguna, al contrario de lo ocurrido en El Palmar. También hubo opciones para Isuardi, Molina y otro canterano, Kevin, pero el único que vio portería fue el primero, ya en la recta finalísima del duelo. Buena noticia para el chaval que sustituye al lesionado Chuli en este tramo de la preparación, por supuesto. La mala noticia es que el Isla Cristina había marcado veinte minutos antes. El titular es que el golazo de Edu se originó en un nuevo fallo defensivo del Betis. Ese sí que es un argumento suficiente para pensar que el ascenso, de perseverar en estos pecados, será una misión casi imposible. A pesar de Rubén Castro. ISLA CRISTINA FC: Mateo; Trilli, Tomás, Zamorano, Álex Rivero, Verges, Adán, Edu, Gonzalo, Campe y Sebas. En la segunda parte fueron entrando Boa, Makoke, Biedma, Paco Tobarra, Chule, Diego Neto, Pedro, David Carras, Mellao, Fran Palma, Ricardo y Nacho Vinagre. REAL BETIS: Adán; Molinero, Bruno, Jordi, Álex Martínez; Carlos García, Matilla; Cedrick, Sergio Rodíguez, Pacheco; y Rubén Castro. En la segunda parte jugaron Dani Giménez;Casado, Caro, Perquis, Isaac; Carlos García (César de la Hoz, 66’), Nono; Cedrick (Isuardi, m. 66), Rennella, Pacheco (Isuardi, m. 60); y Jorge Molina. Goles: 0-1, Jordi (m. 27). 0-2, Rubén Castro, de penalti (m. 35). 0-3, Rubén Castro (m. 38). 1-3, Edu (m. 68). 1-4, Isuardi (m. 87) Árbitro: José Antonio González Rojas. Incidencias: Quinto amistoso de la pretemporada del Betis, disputado en el Municipal de Isla Cristina, que se llenó. Paco Chaparro, exentrenador del Betis y el Isla Cristina, realizó el saque de honor.

  • 1