Local

Un derbi regional sin la tensión prevista pero aún con alicientes

El Cajasol, después del importante triunfo en Vitoria ante el Tau, se despide de su afición en el Palacio San Pablo en la penúltima jornada de la fase regular de la Liga ACB, en la que se mide a un potente rival, el Unicaja, al que espera vencer para dejar buen sabor entre los seguidores.

el 15 sep 2009 / 03:59 h.

TAGS:

El Cajasol, después del importante triunfo en Vitoria ante el Tau, se despide de su afición en el Palacio San Pablo en la penúltima jornada de la fase regular de la Liga ACB, en la que se mide a un potente rival, el Unicaja, al que espera vencer para dejar buen sabor entre los seguidores.

El equipo sevillano, de la mano de Manel Comas, ha mejorado en resultados y juego en comparación al que inició la campaña con el argentino Rubén Magnano en el banquillo y ello quiere ratificarlo en el tramo final del torneo.

Así, el Cajasol logró hace dos jornadas una importantísima victoria como local ante el CB Granada, un rival directo en la lucha por evitar el descenso a la LEB al que logró superar y, a su vez, traspasar toda la presión.

El equipo hispalense, con la permanencia asegurada después de vencer a la formación granadina, se presentó en Vitoria sin nada que perder y ello se tradujo en un baloncesto desenfadado que valió para imponerse al poderoso Tau por un claro 77-85.

Ahora, el derbi andaluz de mañana en Sevilla se presenta sin ninguna trascendencia clasificatoria, pues el Cajasol ha superado sus agobios y el Unicaja se ha asegurado la participación en la fase por el título pero ya no puede alcanzar la cuarta plaza de la tabla, la que le daría el factor campo a su favor en los cruces.

No obstante, tanto Comas como sus jugadores ha destacado esta semana que el equipo deber hacer todo lo imposible por conseguir el triunfo y darle esa alegría a la afición en el último partido de la campaña como local y después de todas la insatisfacciones recibidas por los seguidores durante la temporada.

  • 1