Local

Un desahogo que sólo alivia el verano

"Una inyección económica impor- tante pero que no da para mucho". Así definen los alcaldes de los municipios turísticos de Andalucía la ayuda que reciben de la Junta para hacer frente a la avalancha de población en verano y mejorar la prestación de sus servicios.

el 15 sep 2009 / 10:01 h.

TAGS:

"Una inyección económica impor- tante pero que no da para mucho". Así definen los alcaldes de los municipios turísticos de Andalucía la ayuda que reciben de la Junta para hacer frente a la avalancha de población en verano y mejorar la prestación de sus servicios. Son 14 las localidades que cuentan con esta declaración, creada por el Gobierno andaluz en 2002 ante las reiteradas demandas de los ayuntamientos, la mayoría de la costa, que no podían atender medianamente bien al doble o el triple de vecinos durante los meses de julio y agosto.

Desde hace cinco años, la Consejería de Turismo ha firmado convenios con estos municipios por un valor total de 16,4 millones de euros. Estos acuerdos tienen una duración de tres o cuatro años y posteriormente se evalúan y se revisan. Las subvenciones van desde los 450.000 euros de Aracena a los 1,9 millones que percibe Torremolinos. Benalmádena fue el primer consistorio en obtener esta condición y Rota, el último en incorporarse a la lista.

Los regidores consultados por este periódico valoraron positivamente el "paso adelante" que ha dado el Ejecutivo en reconocer los esfuerzos que año tras año realizan en la época estival, pero consideran todavía "insuficiente" la financiación. Este verano vuelven a asumir un gran número de visitantes y los alcaldes reconocen que "aún queda mucho por hacer" para garantizar al cien por cien las prestaciones.

Los regidores se confesaron "satisfechos" por el dinero público que cobran para pagar una serie de proyectos que deben presentar a la Junta para optar a esta declaración. Sin embargo, explicaron cuáles son sus puntos flacos. Además de criticar que las cantidades son bajas, echan en falta más coordinación entre los distintos departamentos de la Administración autonómica, de forma que no sólo se implique Turismo, sino también Medio Ambiente u Obras Públicas, por ejemplo.

La continuidad es otro aspecto que los ayuntamientos esperan que se cumpla, para poder contar con las subvenciones a más largo plazo y así planificar grandes proyectos de mejora de los servicios. Tampoco les parece bien que el dinero público tenga que destinarse sólo a inversiones -que deben quedar perfectamente detalladas en los convenios- y no a sufragar el incremento del gasto corriente, en seguridad o limpieza, que se produce en verano.

No obstante, los responsables municipales aseguraron que la ayuda pública es "positiva" porque potencia las posibilidades como escaparate turístico y otorga al pueblo más atractivos de cara al visitante. De hecho, en estos años desde que se inauguró esta declaración, los ayuntamientos han aprovechado el montante para, entre otras cosas, dotarse de más equipamientos, renovar y hacer más accesible la señalización turística, realizar obras en los paseos marítimos y acondicionar las playas.

requisitos y obligaciones. No todos los municipios pueden conseguir la condición de turísticos. Los requisitos son muy específicos: deberán contar con entre 5.000 y 10.000 habitantes y tendrá que existir un volumen superior de segunda residencia que de primera, siempre que estas últimas no sean inferiores a 500. Además, el número de pernoctaciones diarias serán superiores al 10% del total de vecinos de la localidad, o que este porcentaje se alcance durante al menos tres meses al año. El número de visitantes también deberá ser al menos cinco veces superior al de vecinos.

Una vez conseguida la declaración de municipio turístico, ésta no se concibe como un reconocimiento a los ayuntamientos, sino como un compromiso del consistorio para mejorar sus servicios públicos, especialmente los que incidan directamente en el turista. Las obligaciones son muchísimas: prestaciones para los visitantes como las oficinas de información, páginas web, señalización y accesibilidad adecuadas, plan de promoción del pueblo, conservación de los espacios naturales y monumentales, etc. Por su parte, la Junta se compromete a firmar convenios para compensar económicamente al municipio por sus esfuerzos.

La solicitud para integrarse en esta lista deberá ser formulada por el alcalde previo acuerdo del pleno de la corporación por mayoría absoluta. Si se incumplen algunos de los retos marcados, el consistorio deberá comunicárselo a la Administración autonómica antes de un mes. Pese a la burocracia y el papeleo, los responsables municipales no creen "excesivos ni molestos" estos trámites, ya que el objetivo final, dicen, "compensa".

  • 1