Local

Un descafeinado código ético del PP

El ex ministro Romay Beccaria velará por su ejecución y se hará una auditoria al año

el 21 dic 2009 / 21:24 h.

TAGS:

El presidente del PP, Mariano Rajoy, presidió ayer la reunión del Comité Ejecutivo Nacional, el último que se celebra este año.
El Comité Ejecutivo Nacional del PP aprobó ayer el código de buenas prácticas que Mariano Rajoy prometió cuando los escándalos del caso Gürtel copaban los medios de comunicación sin nombrar una sola vez dicho caso. El código obligará a sus cargos electos y ejecutivos a suscribir una carta de compromiso prometiendo actuar de acuerdo con los principios de "integridad, responsabilidad, transparencia y honradez" y poniendo a disposición del partido la declaración de bienes y actividades cuando se le requiera.

Para velar por el cumplimiento de estas normas de conducta, el PP ha creado la figura del auditor de prácticas internas, un puesto que desempeñará el ex ministro de Sanidad en la época de José María Aznar José Manuel Romay Beccaria.

La vicesecretaria de Organización y Electoral del PP, Ana Mato, -que ha redactado este código- afirmó en una rueda de prensa que el objetivo de su partido es aumentar el nivel de exigencia que marca la ley para evitar que se produzcan casos como "los de los últimos tiempos", en referencia al llamado caso Gürtel aunque sin mencionarlo, que es el que ha obligado a dar este paso y que ha salpicado a su ex marido, Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo.

Además, Mato aclaró que este código obligará a los cargos públicos pero también a los que ocupen cargos de responsabilidad ejecutiva en el seno del PP y en las administraciones públicas.

Los cargos del PP, según el texto, formalizarán el acatamiento de las normas de conducta a través de la carta de compromisos, un documento que contendrá un conjunto de "obligaciones de contenido ético y deontológico" y que actualizarán cada dos años. Según advierte, la negativa a firmar esa carta "impedirá ser candidato en los procesos electorales, cargo público o tener responsabilidades ejecutivas en el PP". Esa carta de compromisos, que se publicará en la web del partido, incluirá una "declaración jurada" de que no existe causa jurídica que le inhabilite para participar en un proceso electoral ni alguna situación de posible conflicto de intereses.

En esa citada carta se comprometerán además a "separar claramente en su actuación lo público de lo privado" y a "distinguir decididamente las actividades públicas de las privadas y las del partido, reduciendo gastos de protocolo, racionalizando el uso de los medios de transporte oficiales y limitando el gasto en móviles, publicidad y viajes".
Estas normas de conducta del Partido Popular incluyen además la prohibición de aceptar regalos, atenciones o liberalidades "que no respondan por su importe o causa a los usos y costumbres sociales", pero no fija un límite económico. Mato explicó que "todo el mundo sabe cuál es el límite" en estos casos y enmarcó en la normalidad que en estas fechas navideñas se puedan recibir polvorones o vino. Pero en ningún momento aclaró el importe máximo de los regalos que podrán percibir los cargos públicos del Partido Popular, llegando a ocurrir casos como el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que aceptó de la trama Gürtel "siete trajes, cinco americanas a medida, un esmoquin, dos pares de zapatos de piel de potro, cuatro corbatas y algún pantalón" por valor de 12.783 euros, según el auto del juez José Flors.

En materia de contratación, el PP se compromete a vigilar más los procedimientos, aplicando unas instrucciones internas de contratación que garanticen los principios de publicidad, concurrencia, transparencia, igualdad y no discriminación. Asimismo, los populares se comprometen a someter anualmente sus cuentas a una auditoria externa, cuyo resultado se publicará en la página web del partido.


Limpios. Mato subrayó que el Tribunal de Cuentas no ha encontrado en estos 30 años "ninguna tacha" en las cuentas del partido, al tiempo que destacó que el PP "nunca ha mirado para otro lado, como otros partidos" cuando han salido a la luz pública comportamientos poco éticos, pero siguió obviando los casos de corrupción que rozan a su partido. Además, al ser preguntada por el caso del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, sobre el que recaen varias imputaciones, Mato apeló a la presunción de inocencia.

Además, la aprobación del código coincide con que ayer el diputado del PP Cándido Reguera se hizo con la alcaldía de Arrecife (Lanzarote) al prosperar una moción de censura contra el alcalde socialista, que gobernaba en minoría, en la contó con el apoyo de tres concejales imputados por presunta corrupción en el caso Unión.

  • 1