Un desvío contra las riadas

La Junta garantiza la financiación de las obras del desvío del Argamasilla pese a su retraso

el 03 feb 2012 / 21:26 h.

No estará terminado para la fecha prevista, el próximo mes de mayo, pero el consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, asegura que el desvío del arroyo Argamasilla tiene asegurada su financiación y que garantizará la seguridad de los vecinos de Écija frente a inundaciones, como las seis que la ciudad sufrió en diciembre de 2010, en gran parte por la crecida de este afluente del Genil.

Para Díaz Trillo, el desvío del Argamasilla es "la gran obra que da estabilidad y seguridad para quinientos años", que dibuja un nuevo curso para el arroyo, al que ‘saca' del casco urbano ecijano, lo desvía para que rodee la ciudad por el este y desembalse en el río Genil.

Las obras se iniciaron en noviembre de 2010 - justo un mes antes de las seis históricas inundaciones del invierno de ese año - y tenían un plazo de ejecución previsto de 18 meses, por lo que debían terminar en mayo de este año. Sin embargo, Díaz Trillo explica que es "imposible desde luego que el Argamasilla esté para mayo, porque es una obra que está casi al 50%, en la que se invierten 30 millones, lleva año y medio de trabajo y va a requerir un tiempo necesario".

"No me gusta poner plazos a aquello que tiene complejidad", se excusa el responsable de Medio Ambiente, para quien "lo importante es que la obra está ahí completando tramos importantes y además garantiza más seguridad". Díaz Trillo sí que ha garantizado "que no bajen el ritmo de las obras" que considera "prioritarias".
Las cifras del proyecto de encauzamiento del arroyo Argamasilla dan idea de lo faraónico de la obra. Se realiza a lo largo de 3,2 kilómetros, con un cauce nuevo del que 1,3 kilómetros corresponden a un tramo en túnel soterrado, prácticamente una tercera parte del total de la nueva cuenca. Que también tiene tintes faraónicos y un diámetro interior de 7 metros, un ancho de marco principal entre 7 y 9 metros, y una altura que va de cuatro a siete metros.

Más datos de envergadura. La inversión, que ronda los 30 millones de euros y la capacidad del nuevo cauce. Una vez finalizadas las obras, esta infraestructura tendrá capacidad para asumir la máxima avenida de agua en un periodo de 500 años, dando un margen enorme a la seguridad de los vecinos de Écija, según la Junta de Andalucía, que apunta que, gracias a esta intervención, la ciudad podrá estar preparada para soportar avenidas de caudales de 272,85 metros cúbicos por segundo, cuando el encauzamiento actual solo soporta 15,6 metros cúbicos por segundo.

Este nuevo cauce derivará al río Genil, fuera de los límites del casco urbano, las aguas de los arroyos Argamasilla, Físico, Barrero, Cabrera, San Cristóbal y Cementerio. Actualmente, de toda esta faraónica obra se han finalizado los trabajos de emboquille de entrada y salida, así como aproximadamente 300 metros de túnel y está casi finalizado el tramo de excavación a cielo abierto. Además, ya se ha ejecutado el 70% del encauzamiento del arroyo hasta el río Genil y la totalidad de los encauzamientos de los arroyos menores.

Para el consejero de Medio Ambiente, el nuevo cauce del Argamasilla es "un ejemplo claro del compromiso firme de la Junta antes de las grandes lluvias, durante y después". El responsable regional de Medio Ambiente reconoce que las inundaciones de hace un año "nos cogieron limpiando el algo más de 1,8 kilómetros de cauce subterráneo del arroyo" que, según Díaz Trillo, "no se había limpiado en cientos de años, y nos cogió limpiando 4.000 metros cúbicos de residuos", calcula.

Ese cauce subterráneo, cuyo colapso por falta de limpieza provocó inundaciones en numerosos barrios de Écija "ya está limpio y ya garantiza la seguridad por ese lado, como también las obras de emergencia de los dos diques que supusieron una inversión de cerca de 3,5 millones de euros" y que "también garantiza la tranquilidad de la población", dice Díaz Trillo.

  • 1