lunes, 10 diciembre 2018
11:40
, última actualización
Economía

Un detective a la caza y captura de los ilegales

Con cámara oculta, una agencia ayuda a encontrar pruebas, con sorpresas incluidas...

el 09 nov 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Quitemos los nombres de los pueblos para evitar dar pistas a quienes defraudan y que pongan sus pies en polvorosa. Digamos que están a un extremo y al otro de la provincia de Sevilla. Uno es un local que ha pasado por muchas manos y en su fachada nada identifica que sea un taller de reparación de vehículos, «los hemos quitado porque la estamos pintando». El otro –agárrense– forma parte de unas dependencias municipales, sí, propiedad de un Ayuntamiento, y allí mismo un empleado hace las veces de mecánico. Con cámara oculta, quedan al descubierto estos talleres ilegales, y las denuncias ante las autoridades van hacia adelante dentro de la cruzada concebida por la patronal Fedeme contra el intrusismo y la competencia desleal. Y ambos ejemplos, con vídeos, con pruebas, fueron ayer presentados durante las novenas jornadas sobre talleres que se celebraron en Fibes por parte de Antonio Cereceda, director de la agencia de detectives ACME. En el primer caso, el taller apenas llevaba tres meses, aunque anteriormente había ejercido siempre la misma actividad con otras personas. En el segundo caso, hasta los vecinos indican a un forastero dónde puede reparar su vehículo, y que sea persona de confianza. Y en ambos, grabados con cámaras ocultas, los protagonistas admiten que arreglan los coches sin problemas y allí mismo. Y allí mismo es una nave sin placa obligatoria de actividad, con neumáticos apilados y el aceite por doquier, o, para más inri, un local del Consistorio, eso sí, alejado de la propia sede del Ayuntamiento y digamos que regentado por un trabajador municipal. «En ninguno, ningún tipo de requisito legal se ha cumplido para ejercer la actividad de taller de vehículos». Es más, según comentó Cereceda, el de la reparación de coches es uno de los sectores con mayor fraude en España, y va desde la ausencia de papeles hasta el personal sin estar dado de alta en la Seguridad Social. Y dentro, una gran amalgama de picaresca: desde el absentismo laboral sin causa justificada hasta la connivencia con el cliente para engañar a la compañía aseguradora, pasando por el espionaje en los ordenadores con la fuga de información o el robo de clientes. Antonio Cereceda hizo hincapié en las consecuencias de reparar el coche en un taller ilegal: no sólo estamos hablando de la absoluta falta de garantía sobre el trabajo ejecutado sino también del peligro «para la propia integridad del conductor, la de sus acompañantes y la de terceros». Fedeme ha contratado a la agencia de detectives tanto para reforzar su campaña contra los talleres irregulares como para los socios que quieran usar los servicios –con significativos descuentos–. El secretario general de Fedeme, Carlos Jacinto Marín, anunció que este mismo noviembre elevará otra remesa de denuncias –más de medio centenar– contra talleres ilegales, que se sumarán a las 69 de comienzos de 2014 y a las 73 del año pasado. De las 69 desde que arrancó el ejercicio en curso, 24 han derivado en clausuras, y otra sustancial parte ha sido expedientada o multada. El directivo, asimismo, destacó el crecimiento de la Asociación Provincial de Talleres de Sevilla, que su presencia se ha extendido a todas las localidades y que, además de defender al sector, lo aconsejan para ganar en rentabilidad.

  • 1