Local

Un detenido por planear un ataque con gas contra la marcha laica

Las JMJ arrancaron ayer con una misa oficiada por monseñor Antonio María Rouco Varela dedicada al beato Juan Pablo II.

el 16 ago 2011 / 18:06 h.

TAGS:

Miles de personas acudieron ayer a la misa inaugural de las JMJ.

El inicio de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) de Madrid comenzaron ayer con una noticia sorprendente: agentes de la Policía Nacional detuvieron al mediodía de ayer a una persona que planeaba atentar contra los manifestantes opuestos al coste público por la visita del Papa Benedicto XVI.

Según informó la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil , el arresto se realizó gracias a la investigación llevada a cabo por agentes adscritos a la Comisaría General de la Información y a la colaboración ciudadana. El detenido está acusado de ser el presunto autor de la planificación de un ataque mediante gases asfixiantes y otras sustancias químicas contra los participantes en manifestaciones contrarias a la visita del Papa, convocadas para hoy, llevando a cabo además tareas de reclutamiento a través de internet.

El arrestado, según la investigación policial, de nacionalidad mexicana y de 24 años, se encontraba en España en situación de estancia por estudios en el Instituto de Química Orgánica General del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC ). Además, en su domicilio de Madrid se ha intervenido una memoria portátil y dos cuadernos con anotaciones de procesos químicos "ajenos a sus estudios de química". El Juzgado Central de Instrucción Número 2 de la Audiencia Nacional se ha encargado de emitir la orden de entrada y registro tanto en su lugar de trabajo de la sede del Instituto de Química Orgánica General como en su vivienda de Madrid.

A pesar de este incidente, las JMJ arrancaron ayer por la tarde con normalidad, en una misa multitudinaria en la que el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, pidió a los jóvenes peregrinos que asuman el "formidable" reto de la nueva evangelización de sus jóvenes coetáneos, de los que advirtió tienen "raíces existenciales debilitadas". Así, recordó que a los jóvenes se les "tienta poderosamente" hasta los límites de hacer perder la orientación en el camino de la vida.

Esta misa de acogida se dedicó al beato Juan Pablo II, creador de las JMJ, y fue concelebrada por cerca de 800 obispos, arzobispos y cardenales de todo el mundo y por 8.000 sacerdotes.

En su homilía, Rouco Varela diferenció a la generación que acude a las JMJ, la "de Benedicto XVI", de la de Juan Pablo II, y destacó que la primera está condicionada "para bien y, en muchas ocasiones", para mal por "la globalización, las nuevas tecnologías de la comunicación y la crisis económica". En cualquier caso, indicó que ambos pontífices conciben estos encuentros como un "valiosísimo instrumento de la nueva evangelización", también para aquellos jóvenes alejados de la práctica religiosa y de la fe. "Jesús os busca para enraizarse en vuestro corazón", destacó.

"¿Cómo no va a vacilar a veces vuestra fe? La juventud del siglo XXI necesita, tanto o más que las generaciones precedentes, encontrar al Señor por la única vía que se ha demostrado espiritualmente eficaz: el peregrino humilde y sencillo que busca su rostro", dijo en Cibeles ante miles de jóvenes.

Fue una homilía plagada de referencias al beato Juan Pablo II, al que definió como "el Papa de los jóvenes", que "sufrió el dolor de los perseguidos por la causa de Cristo".


  • 1