Local

Un Día de Difuntos sin crisis

Los sevillanos no escatiman en gastos cuando se trata de honrar a los seres queridos.

el 31 oct 2009 / 19:59 h.

TAGS:

El cementerio se engalana para su día más importante. Decenas de personas entran y salen ataviadas con útiles de limpieza y flores en mano para arreglar las tumbas de sus seres queridos.

Atasco de coches en la puerta para poder aparcar y preparar lo que será un día de difuntos en plena crisis. Todo tiene que estar listo para que el lunes los familiares se acerquen a conmemorar y recordar a los que ya no están.

 Pero, ¿afecta la crisis al Día de los Difuntos? Al contrario de lo que se pueda pensar, esta tradición se mantiene intacta. Como todo los años, las floristerías de toda la ciudad y, en especial, las de la puerta del cementerio de San Fernando, trabajan a destajo para poder satisfacer todos los encargos.

La crisis, que el resto de los días sí se deja notar, se aparca. Los sevillanos no escatiman en gastos cuando se trata de honrar a sus difuntos. "No me importa gastarme el dinero en llevar a mis padres flores frescas. Me gusta llevarles claveles. Hoy les he puesto un ramo que me ha costado 21 euros, pero es que no me importa", explica Amparo, una anciana que visita el lugar todos las semanas.

extravagancias caras. Este año no existen novedades importantes en las flores. Los claveles y las rosas no faltan nunca a esta cita. Son flores clásicas y, sin embargo, son las que más se siguen vendiendo.

Los colores que predominan en este día son el rojo y el blanco. No obstante, cada vez se hacen más ramos de colores diferentes y llamativos. La venta de flores en el cementerio se inicia semanas antes, con flores artificiales para adornar las tumbas.

Los precios por ramo comienzan en 25 euros, pero pueden llegar a costar verdaderas fortunas: más de 100 euros incluso. Se hacen todo tipo de pedidos, algunos tan peculiares como un coche de carreras, gafas de sol, guitarras y escudos de equipos de fútbol, entre otras extravagancias.

y encima, las obras. En este puente, los sevillanos preparan unos días antes las sepulturas, aunque cada vez es más habitual contratar a trabajadoras externas para que limpien y adornen las tumbas de los seres queridos.

"Este año no hemos notado la crisis, tenemos el mismo trabajo o incluso más. Con las obras, la gente nos pide que limpiemos más, sobre todo en este mes, para ellos es importante que todo esté bien para cuando lleguen los familiares", cuenta María José, que está empleada en una empresa de limpieza.

"Esto es una cosa que las personas no eliminan aunque estemos en crisis". Para esta labor existen empresas dedicadas a la limpieza de las sepulturas y de los panteones y personas como Carmen que, en solitario, trabaja limpiando las tumbas que le van encargando. Para ella tampoco se ha notado la crisis. Ésta es la época más intensa.

"No es frecuente, pero tengo clientes que me piden que les limpie sólo este día, así que tenemos el doble de trabajo", reconoce. La visita al cementerio de San Fernando el Día de Difuntos sigue siendo una tradición con la que no puede ninguna crisis económica por muy fuerte que ésta sea.

  • 1