Local

Un día de gozo entre palmas y ramitos de olivo

El cofrade de hoy no debe tener miedo, pues las previsiones meteorológicas auguran nubes sin agua, que lo único que pueden hacer es reducir el calor de los 26 grados. Hoy es el día de la puesta de largo, el día grande con que arranca la Semana Mayor. Sevilla ya mira al Porvenir para sentir la pasión

el 16 sep 2009 / 00:55 h.

TAGS:

Tras asomarse a la ventana y comprobar que el sol, aunque con nubes, ilumina el cielo más esperado del año comienza su Domingo de Ramos. No hay tiempo que perder: póngase su vestido nuevo o su traje y corbata de estreno, ate los cordones de los relucientes zapatos de sus hijos -si los tiene- y échese a la calle cuanto antes. Como mañana de Reyes, verá a decenas de familias paseando, con ramas de olivo en la mano que usted obtendrá tras la misa de palmas.Acérquese con tiempo a la plaza del Salvador, donde podrá asegurarse de que la magia de la rampa siga viva en el correteo de los niños mientras aguarda la salida de La Borriquita, el paso con el que sus padres le descubrieron su primera Semana Santa.

Es hora de tapear algo y de ver el torso desnudo de Jesús Despojado caminando por Zaragoza. El café de sobremesa lo va a dejar para otro momento porque se le antoja apropiado apreciar cómo se cuela la luz a través del palio blanco de malla de La Paz desembocando en la Plaza Nueva desde la calle Barcelona.

Ahora sí. Más que un café, el cuerpo le pide un buen helado que se toma de camino a la Alameda entre los capirotes azules de La Hiniesta. Suena Corpus Christi mientras el palio se pierde ya por Trajano. Son las siete, hora de dirigirse a San Juan de la Palma, coger sitio y esperar a La Amargura.

  • 1