jueves, 21 febrero 2019
08:42
, última actualización
Deportes

Un día para ser campeones del mundo

Toda España estará pendiente a partir de las 20.30 de hoy de su selección de fútbol. La Copa del Mundo está en juego en la gran final de Sudáfrica ante Holanda. Una oportunidad única, histórica, el último gran reto que le falta por conseguir al deporte español.

el 10 jul 2010 / 22:30 h.

Llegó el momento que España lleva esperando durante casi un siglo, el partido de los partidos, la final del Mundial, el último peldaño para entrar en el Olimpo, para alcanzar la gloria, con el majestuoso Soccer City como escenario y Holanda como rival de primera magnitud que también quiere saldar de golpe todo lo que le debe el fútbol.

El partido tiene tintes histórico y se le pueden aplicar todos los calificativos imaginables. La Oranje y la Roja ofrecerán un campeón del mundo inédito. Muchos sueños están depositados en el césped del estadio estandarte de este Mundial también histórico, el primero en territorio africano. Digno colofón a un torneo en el que Holanda y España se han mostrado como los más regulares y quizá los que más se han merecido estar en la final. Fueron los únicos en ganar todos sus partidos de la fase clasificatoria y son los que se jugarán el título. Holanda ha progresado con solvencia, hasta con cierta tranquilidad, y España ha ido creciendo tras su tropiezo inicial frente a Suiza para llegar lanzada a la final después de una exhibición en la semifinal ante Alemania. Por primera vez llegaba la Roja con la vitola unánime de favorita, y aunque dicha derrota ante los helvéticos hizo perder la confianza de muchos, ha sabido rehacerse para llegar en su mejor momento a la gran final.

Los tulipanes también accedían con el cartel de aspirantes, y no han defraudado. Este equipo de Bert van Marwijk pretende hacer lo que no pudo la naranja mecánica que lideraba Johan Cruyff, que cayó en las finales de Alemania'74 y en la de Argentina'78 ante los anfitriones, ni la siguiente generación dorada de los Ruud Gullit, Marco van Basten y compañía.

A lo largo de la historia España ha presentado también equipos importantes, pero ninguno de ellos pudo pasar del cuarto puesto de Brasil'50. Ni siquiera el equipo que se proclamó campeón de Europa en 1964 pudo en Inglaterra'66 pasar la primera fase. Este bloque, el grupo heredado por Vicente del Bosque de Luis Aragonés, ha alcanzado la cota más alta y lo hace con el convencimiento de dar el último paso para abrazarse de verdad a la gloria. Esta selección española ganó no solamente la Eurocopa de Austria y Suiza 2008, sino también la confianza en sí misma, en su modelo, en su estilo de fútbol combinativo, de toque, que le han hecho ser referencia del fútbol mundial en los últimos tiempos y recibir elogio tras elogio. Los jugadores saben que si rinden a un nivel como en la semifinal tendrán mucho ganado ante un equipo que también practica un buen fútbol, aunque es más vertical y que se ha mostrado bastante eficaz en ataque y ha tenido importantes dosis de fortuna para progresar.

Holanda no tiene más remedio que arrebatar el balón a España. Joachim Löw ya anunció antes de la semifinal que presionaría arriba para anular el juego de España. Luego ocurrió todo lo contrario. Van Marwijk y sus hombres han dicho lo mismo. La incógnita es si Holanda volverá a ser un equipo atrevido, osado, o si optará también por esperar en su terreno a robar algún balón para salir a la contra con los Wesley Sneijder, Arjen Robben, Dirk Kuyt y Robin van Persie. Los dos ex madridistas, que ahora triunfan en el Inter y el Bayern, sobre todo el primero, están siendo dos grandes protagonistas en Sudáfrica, claves en la exitosa andadura holandesa.

España, que tan solo ha encajado dos goles en el torneo, necesita mantener de nuevo el equilibrio entre defensa y ataque, entre achicar espacios y manejar el balón. Si Sneijder dispone de espacios y puede lanzar a los atacantes y llegar a las inmediaciones del área es una seria amenaza para el sueño de España, que no obstante, ya supo, con el gran trabajo de la zaga y la impagable labor de contención de Sergio Busquets y Xabi Alonso, anular a Mesut Özil, otra de las sensaciones del torneo.

Del Bosque mantiene la incógnita pública de si repetir el planteamiento de la semifinal con Pedro Rodríguez de entrada pegado a una banda o si vuelve al once que alineó previamente con Fernando Torres en punta y David Villa, el artillero de la selección con cinco tantos, caído a la izquierda. Del resto no hay dudas. Los habituales que han copado todos los minutos del Mundial: Iker Casillas bajo palos, la defensa más segura del torneo con Sergio Ramos, Piqué, Puyol y Capdevila; Sergio Busquets por delante, Xabi Alonso, Xavi Hernández y Andrés Iniesta en la medular, y el ‘guaje' Villa como referencia goleadora. Van Marwijk, por su parte, podrá recuperar al lateral diestro Gregory van der Wiel y al centrocampista Nigel de Jongh, quienes no pudieron jugar ante Uruguay en la semifinal por acumulación de amonestaciones.

Ambos países han dispuesto y disponen de grandes deportistas, algunos de ellos auténticos mitos, que han escrito las páginas más brillantes, y sus selecciones de otras especialidades han alcanzado la cima. Pero nada como esta ocasión con el deporte rey como protagonista. Una cita con la historia del fútbol y mucho más.

Alineaciones probables:

Holanda: Stekelenburg; Van der Wiel, Heitinga, Mathijsen, Van Bronckhorst; Van Bommel, De Jongh; Robben, Sneijder, Kuyt; y Van Persie.

España: Iker Casillas; Sergio Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila; Busquets, Xabi Alonso, Pedro o Silva, Xavi, Iniesta y Villa.

Árbitro: Howard Webb (ING)

Campo: Soccer City de Johannesburgo.

Hora: 20:30.Telecinco / Cana+ / Canal + Liga

 

  • 1