Deportes

Un dominio infructuoso

El sevilla dominó gran parte del encuentro pero sin crear excesivo peligro en la portería de Iker Casillas.

el 03 feb 2011 / 00:27 h.

Ante las nulas prestaciones de los futbolistas específicos de banda izquierda en los últimos tiempos, Gregorio Manzano decidió usar el trivote que tanto gustaba a Manolo Jiménez situando a Romaric de falso interior y al nuevo Rakitic como mediocentro atacante.

La jugada le salió bien al jiennense, que consiguió que su equipo impusiera su juego en el Bernabéu y sólo sufriera ante los clásicos arreones de los merengues. En la retaguardia, el regreso de Sergio Sánchez mejoró a Escudé mientras que arriba Negredo, recompensado por su gran partido en La Coruña, le arrebató el puesto a Luis Fabiano y formó pareja con Kanouté.

Pasaban los minutos y en el 80 Manzano decidió que había que ir a por todas. Luis Fabiano sustituyó a Rakitic y Perotti a Romaric, con lo que el técnico puso en el terreno de juego a todo el arsenal ofensivo del que disponía.

Así, en la busca del gol que metiera al Sevilla en la eliminatoria, el centro del campo se vio disminuido de efectivos y por ahí llegó el gol de Ozil, que prácticamente dejaba sentenciada la eliminatoria.

Desahuciado ya tras la expulsión por doble amarilla de Sergio Sánchez, Manzano aún tuvo tiempo para hacer debutar a Gary Medel.

Enfrente, Mourinho sólo realizó un cambio con respecto al once del partido de ida, dejando en el banco a Lass e introduciendo a Di Maria.   

  • 1