domingo, 16 diciembre 2018
11:14
, última actualización
Cultura

Un ‘Don Giovanni’ onírico, lúdico, creíble y moderno

El teatro de la Maestranza acoge los días 21, 24, 26 y 29 el clásico de Mozart bajo la batuta de Maxim Emelyanychev

el 18 nov 2014 / 12:00 h.

maestranza-giovanni Excelente ambiente en la rueda de prensa de presentación de Don Giovanni, el título que abrirá la temporada de ópera 2014-2015 del teatro de la Maestranza, y que supondrá entre otros reclamos el regreso a los escenarios del barítono malagueño Carlos Álvarez. Con dirección musical y clave de Maxim Emelyanychev, dirección de escena de Mario Gas y reposición de puesta en escena de José Antonio Gutiérrez, este Don Giovanni cuenta con escenografía de Ezio Frigerio, vestuario de Franca Squarciapino e iluminación de Juan Manuel Guerra. Además, participan la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, el Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza, dirigido por Iñigo Sampil, y la Orquesta Barroca del Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo de Sevilla, bajo la batuta de Valentín Sánchez Venzalá. La directora del Teatro y la ROSS, Remedios Navarro, recordó que este montaje de Don Giovanni se presentó en el Maestranza la temporada 2007-2008, y señaló que Carlos Álvarez «es uno de los grandes libertinos de los últimos años, con un gran magnetismo escénico», al tiempo que «lidera un elenco encabezado en su mayoría por voces españolas», dijo. Con 26 figurantes, 50 profesores de la ROSS y 28 coralistas dirigidos por Sampil, la ópera –con las entradas «a punto de agotarse», según Navarro– viene dirigida musicalmente por el joven Maxim Emelyanychev, quien comentó que pese a haber finalizado prácticamente los ensayos «todavía se puede perfilar algo más» –faltan aún dos ensayos generales– y que se han introducido elementos históricos como el hecho de que la orquesta «sea más pequeña de lo habitual, para que sea más íntima, el foro está más elevado, o que el primer flauta toque con flauta de madera y no la travesera de metal. Pequeños detalles para darle más realidad a la época de Mozart». Por su parte, Gutiérrez se deshizo en elogios hacia Emelyanychev: «Ha sido fantástico trabajar con él, estamos todos enamorados de cómo vive Mozart. De hecho, tiene más o menos la edad de Mozart cuando escribió el Don Giovanni –26 años–, y hasta pensamos en vestirlo un poco de Amadeus», bromeó, al tiempo que destacaba «la energía, la vitalidad, la visión cercana, creíble y moderna también» que ha proyectado sobre esta versión con libreto de Lorenzo Da Ponte (1749-1838), que se enmarca dentro de Don Juan Sevilla 2014 y cuenta con patrocinio de Caixabank. En este sentido, Gutiérrez promete al público sevillano «un baño de Mozart, un chaparrón, Mozart en vena», y tampoco escatimó piropos para el resto del elenco, que ha logrado una complicidad imprescindible para llevar a buen puerto un reto de esta envergadura. «Es un montaje muy sencillo, que está en manos prácticamente de dos señores: si son buenos, funcionan. Si no hay química, se convierte en un espectáculo muy aburrido». Por su parte, Carlos Álvarez comenzó su intervención profiriendo una tos ronca que definió como «tarjeta de presentación que hace evidente la situación en que nos encontramos. Me las deseaba muy felices al incorporarme a los ensayos, sabía que estaba en casa, Don Giovanni forma parte de mi repertorio y por tanto tiene menor riesgo... Pero justo a los dos días me enfermé, he estado una semana en cama, afónico y con fiebre, pero espero estar recuperado para responder a la confianza que se ha depositado sobre mí, y que agradezco», explicó. Asimismo, y permitiéndose una licencia «panfletaria», el barítono que encarnará a DonJuan sobre las tablas del Maestranza comentó con desenfado que «mis compañeros están al día en el pago de autónomos», pero hay mucha gente de este oficio que se está pensando hacerse ilegal ante la insostenible situación actual, con un «insoportable» 21 por ciento de IVA, y acabó pidiendo «que no sigamos haciendo el esfuerzo solo nosotros, sino que éste sea trasladado también a las instituciones» que corresponda. Por último, Álvarez sugirió que «no sería mala idea que esta ópera, junto con otras, fuera parte constante de la programación delMaestranza», y definió el DonGiovanni que defenderá el viernes como «un don Juan un poco más lúdico y onírico de lo habitual. El público sentirá que a lo largo de la función ha estado sumido en una especie de ensoñación», apostilló. Su compañero, el barítono David Menéndez, que defenderá el papel de Leporello, confesó que después de haber hecho muchas veces el don Juan «me preguntaba si sus zapatos serían para mí», pero que al saber que tendría en frente a Carlos Álvarez, una voz muy diferente, no dudó en meterse en la piel de ese «tío inteligente que sabe arrimarse a la sombra que lo cobija. Si no fuera así, no podría gozar de muchas cosas de la vida». El tenor José Luis Sola, que da vida a Don Octavio, llega al Maestranza con una producción de ópera por primera vez, y señala que  aunque «es un papel bonito del que uno  disfruta y del que cada vez se van encontrando nuevas cosas y  sensaciones». Completan el elenco el bajo Pavel Dalinuk como el  Comendador, la soprano Rocío Ignacio como la campesina Zerlina y el  bajo David Lagares, como Masetto, su enamorado. Además, y como viene siendo habitual, se celebrará el ciclo  conferencias-concierto este jueves 20 de noviembre, a las 19.00  horas. Organizada por la Asociación Sevillana de Amigos de la Opera  en colaboración con el Teatro de la Maestranza, tendrá lugar en la  sala de prensa con entrada libre y gratuita.

  • 1