Local

Un ensayo logrará que mujeres que han tenido cáncer puedan tener hijos

La maternidad después del cáncer era hasta ahora un sueño difícil de alcanzar para la mayoría de las mujeres que han padecido esta enfermedad. Los agresivos tratamientos a los que se someten merman su capacidad reproductiva.

el 15 sep 2009 / 06:40 h.

TAGS:

La maternidad después del cáncer era hasta ahora un sueño difícil de alcanzar para la mayoría de las mujeres que han padecido esta enfermedad. Los agresivos tratamientos a los que se someten merman su capacidad reproductiva. En otoño se pondrá en marcha en el Virgen del Rocío un ensayo pionero en Andalucía para lograr que estas mujeres tengan un embarazo.

Extraer tejido ovárico, congelarlo y reimplantarlo. Éste es, a grandes rasgos, la base del ensayo que a partir del próximo otoño se pondrá en marcha en el hospital Virgen del Rocío. El objetivo: lograr que mujeres que se hayan sometido a técnicas como la quimioterapia o la radioterapia para acabar con el cáncer que sufrían se queden embarazadas. Un sueño difícil de alcanzar para la mayor parte de ellas.

La agresividad de estos tratamientos merman sus capacidades reproductivas atacando a su tejido ovárico. He aquí la importancia de este ensayo clínico en el que participarán mas de 50 mujeres.

El grupo de investigación que lo llevará a cabo está coordinado por el jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del hospital sevillano, Rafael Torrejón Cardoso, pero en él participan numerosos especialistas no sólo de este departamento sino también de Oncología y Hematología del complejo hospitalario sevillano.

Este grupo desarrollará este proyecto, que es pionero en Andalucía, a lo largo de dos años en los que se analizarán los resultados conseguidos, según han informado fuentes de la Consejería de Salud.

Esta investigación, que ya ha sido autorizada por la Comisión de Ética e Investigación Sanitaria de la Junta de Andalucía, pretende que aquellas mujeres con patologías oncológicas ováricas que deban someterse a terapias como la quimioterapia o radioterapia puedan quedarse embarazadas una vez terminados estos tratamientos.

El procedimiento consiste en extraer a estas mujeres, a través de una laparoscopia -una pequeña incisión que permite trabajar en la zona afectada a través de un instrumento óptimo-, varias muestras del tejido ovárico -de unos cinco milímetros de diámetro- antes de que se sometan a estas terapias agresivas. Una vez extraídas, se congelan y, cuando la mujer supera la enfermedad, se le vuelven a trasplantar las muestras de su tejido ovárico.

Lo que se pretende es que una vez que el tejido ovárico que se les ha trasplantado quede perfectamente injertado en el ovario de la mujer ésta pueda concebir con las mismas garantías que antes de recibir el tratamiento de quimioterapia o radioterapia. Serán los especialistas de Oncología y Hematología los encargados de seleccionar, a partir de este verano, a las participantes en este ensayo. Unas vez seleccionadas serán derivadas a Ginecología donde se diagnosticará el estado de sus ovarios.

Según han explicado fuentes del hospital, los objetivos fundamentales de este ensayo clínico es estandarizar un protocolo de actuación para esta técnica de congelación y descongelación del tejido ovárico que se aplique a nivel internacional, reducir la isquemia o falta de sangre en el tejido ovárico reimplantado y elaborar un test que permita detectar si este tejido injertado está infectado con el cáncer o no.

En otoño comenzará estas pruebas que abren nuevas esperanzas para muchas mujeres.

  • 1