Local

Un episodio que demuestra la desorganización judicial

La suspensión del juicio previsto para este pasado lunes en Sevilla contra cuatro acusados de pederastia por la supuesta destrucción de las cintas que los incriminaban ha generado una fuerte alarma social que sólo ha disipado la aparición, 24 horas después, de las mencionadas cintas.

el 16 sep 2009 / 03:22 h.

La suspensión del juicio previsto para este pasado lunes en Sevilla contra cuatro acusados de pederastia por la supuesta destrucción de las cintas que los incriminaban ha generado una fuerte alarma social que sólo ha disipado la aparición, 24 horas después, de las mencionadas cintas. Al final ha resultado que las pruebas estaban guardadas en el Depósito Judicial del Decanato, pero que por un error humano no se pusieron a tiempo a disposición del tribunal en el que se iba a celebrar el juicio. Hay que congratularse de que un episodio que estaba alcanzando proporciones de escándalo por las consecuencias que podría acarrear (la destrucción de pruebas contra acusados de abusar de una niña de 16 años) haya quedado en una anécdota. Pero no se puede perder de vista que esta anécdota es también el síntoma de una desorganización impropia de una justicia que tiene aspiraciones de eficiencia.

  • 1