lunes, 17 diciembre 2018
14:47
, última actualización
Deportes

¿Un equipo para la Champions?

El Sevilla volvió a fallar cuando más cerca lo tenía y pierde buena parte de sus aspiraciones.

el 16 abr 2012 / 21:41 h.

El Sevilla se clasificará o no para la próxima edición de la Champions. Ojalá lo haga. Aporta prestigio al club y, por tanto, a la ciudad e incluso a Andalucía. Pero está clarísimo que hay muchas cosas para revisar, sobre todo si esa clasificación para la máxima competición continental es, como se ha encargado de repetir continuamente Del Nido, fundamental para la supervivencia de la entidad en su estatus actual.

En invierno, con el Sevilla sumido entre los mediocres de una Liga mediocre, el mercado le dio a las arcas nervionenses una oportunidad de soltar las cuerdas que le encorsetaban, eso sí, pagando un precio demasiado alto. Al equipo de Míchel, como antes al de Marcelino, le han dado coja la pata del lateral derecho, una posición cuyos protagonistas principales a lo largo de la campaña forman una triple C interesante de desgranar para arrojar luz a muchas cosas.

Aventurarse a decir que con Cáceres en el campo jamás le hubiera llegado a Miguel Torres ese balón muerto en el área chica que propició el empate puede parecer demasiado, pero es la conclusión a la que se llega viendo el enésimo error de Coke. El charrúa era un hombre Champions, se marchó a un equipo Champions y, con ello, disminuyó las opciones de Champions del que fue su equipo.

Sin embargo, está por ver que el de Vallecas sea un futbolista válido para la Primera División, pero lo que sí está claro es que no sirve para un Sevilla que necesita jugadores Champions para aspirar a ella. Su partido ayer fue nefasto, y encima fue el primero en contribuir a mandar al limbo de los goles que no sirven para nada la preciosa obra de arte que hizo su amigo Negredo.

El último vértice de este ‘Triángulo de las Bermudas' que asuela al resto del equipo es Cala. El de Lebrija llegó con todo el boato y la máxima urgencia como el sustituto ideal de Cáceres. Desde entonces ha disputado la friolera de 171 minutos. Mientras, muchos piensan que, aunque no pase del centro del campo, sería mejor que ‘el mejor central de Grecia' ocupase el puesto de carrilero.

Así, el Sevilla cuenta con una amalgama de hombres tan variopinta como distante de convertirse en algo serio. Tiene jugadores no de Champions, sino de campeón de Liga, pero entre los que ni sí ni no, los que antes lo eran pero ya no y los que ni de broma, va a Getafe, le caen cinco y se echa de menos hasta a Dabo. Mucha tela.

  • 1