Local

Un escrache a Zoido dinamita elpulso de los clubes deportivos al Consistorio

La protesta contra la “privatización” del IMD en un acto de alcalde acaba en bofetón al director del parque Amate. El atacado denunció los hechos, mientras el agresor asegura que fue involuntario y que existió provocación.

el 27 nov 2013 / 12:19 h.

TAGS:

Escrache_Parque_Amate Ni las manifestaciones ni los encierros en los centros deportivos ni los gritos a las mismas puertas del Consistorio. Ha sido un escrache a un acto del alcalde, Juan Ignacio Zoido, en Palmete y la posterior refriega que acabó en guantada o tortazo al dirigente municipal y director del parque Amate, Humberto Lago, el que encumbró ayer el debate del nuevo modelo de gestión de los centros deportivos a la primera línea. Un cambio de estrategia que los clubes deportivos y la oposición llevan semanas denunciando como una “privatización en toda regla” de 48 instalaciones públicas que, hasta la fecha, están gestionadas por juntas rectoras. Versión contraria a la del Gobierno local, que recurre a “las irregularidades” de este tipo de modelo para sacar a concurso su gestión y explotación y se adjudique “sin favoritismo”, indicaron fuentes municipales. En medio de ese choque de posturas, los clubes habían mostrado públicamente su disconformidad.El viernes con encierros en siete centros y, el martes, con movilizaciones en la Junta Municipal del Distrito Sur, donde IU presentó una moción contra la privatización de instalaciones, que fue tumbada por al voto de calidad del delegado de distrito, José Luis García (PP), tras empatar a diez votos. Con la balanza equilibrada, la vuelta de tuerca llegó ayer. Zoido, que acudió ayer a la inauguración de unas caracolas que serán sede de la asociación de la tercera edad de San José de Palmete y La Doctora, se topó con una protesta-boicot de los clubes integrantes de la junta rectora del centro deportivo La Ranilla. Poco después de inaugurar las instalaciones, y con el alcalde y el séquito municipal aún dentro del recinto acotado del nuevo local, unas treintena de personas se congregaron a las puertas con pancartas de protesta y al grito de “más deporte y menos negocio”, criticando así los términos económicos del concurso del centro La Ranilla que, a su juicio, exceden las posibilidades de estas entidades deportivas, según concretó ayer la agencia Europa Press. Mientras el grupo protestaba al grito de “no a la privatización” o “más deporte y menos negocio”, accedieron al interior del recinto el presidente de la junta rectora de La Ranilla, Francisco Javier Jiménez, y Rafael Sánchez, presidente de uno de los clubes de fútbol de allí. Se dirigeron al alcalde y al director del distrito, José Lugo, con acusaciones de “privatizar todas las instalaciones de Sevilla” y petición de su retirada porque “queremos que los niños sigan jugando gratis al fútbol”. Zoido negó la mayor, la de la privatización. Al ver que no había punto de acuerdo, se retiró, quedando en el lugar José Lugo y Humberto Lago, que retomaron el encendido debate en plena calle. A partir de ahí llegó un tumulto, y, finalmente, el tortazo propinado por el presidente de la junta rectora La Ranilla. El agredido acudió al centro de salud de Candelaría, donde constataron un fuerte golpe en la mandíbula que remitiría en un par de días. Con ese parte de lesiones, fue anoche para presentar su denuncia ante la Policía. En su versión, asegura que fue amenazado y seguidamente, recibió el bofetón.De su parte, el Gobierno local ofreció un papel que acreditaba que fue suplente de IU en la Junta Municipal de DistritoSur hasta diciembre de 2012, en un intento de asociar el ataque con la oposición. Jiménez, en cambio, negó su vinculación a IU. “Me cedieron el puesto como suplente, pero yo me debo al centro deportivo, que he defendido en reuniones con PSOE, UPyD, IU y PP”, remarcó. Pidió disculpas por el golpe, que puntualizó que “fue fortuito” y fruto de “un empujón” que recibió. Pese a ello, denunció que lleva recibiendo “provocaciones” de Lago. La última, se produjo ayer, cuando le acusó de “llevarse dinero del club para uso personal”.

  • 1