Deportes

Un esperpento aún sin arreglo

El Sevilla enlaza su octava jornada consecutiva sin ganar, tras hacer uno de sus peores partidos. La llegada de Míchel no produjo el efecto deseado.

el 13 feb 2012 / 22:29 h.

El Sevilla, este Sevilla que juega a cara o cruz y al que casi siempre le sale cruz, firmó una nueva derrota, octava en Liga. En Anoeta pudo situarse a tres puntos de la Champions, pero ofreció otra pobre imagen; una de las peores que se le recuerdan esta temporada. El efecto Míchel no se vio por ningún lado y el equipo enlazó su octava jornada consecutiva sin ganar (2 puntos de 24 posibles). Queda a sólo tres del descenso. El nuevo técnico lleva pocos días al frente del plantel y sería injusto centrar en él las culpas, entre otras cosas porque hay jugadores que ni están ni espabilan. Y ya va siendo hora.

El Sevilla necesita un giro de tuerca grande. Tiene futbolistas de calidad, pero no se sabe por qué éstos son incapaces de demostrarlo sobre el césped. En Anoeta, el equipo fue un alma en pena. Deambuló de principio a fin, perdido como pocas veces se ha visto, y dejó claro a Míchel que tiene mucho pero mucho trabajo por delante. Si el problema es anímico o no, como ha dicho, se verá con el tiempo. De momento, esto continúa sin arreglo. El descenso se ve más cerca que la Champions y la reacción urge como pocas veces.

La mejoría que se busca con Míchel en el banquillo no se vio por ningún lado. El nuevo técnico, sin los castigados Gary Medel y Spahic, dio la titularidad a Cala como acompañante de Fazio y a Campaña junto a Trochowski en la medular. El resto de la formación inicial, la esperada, salvo Palop. El valenciano fue titular. Javi Varas, con fiebre, le dejó su puesto. La sensación es que Míchel dará continuidad a quien hasta la fecha ha sido el portero titular... aunque Palop -cosas de la vida- se erigió en el mejor jugador en San Sebastián.

Pese a los cambios, el Sevilla fue un equipo sin rumbo, sin criterio, nervioso, carente de ideas a la hora de controlar el juego y sin capacidad para generar peligro real. Un cabezazo de Negredo que tocó en la parte superior del travesaño, tras un centro de Manu, fue su primera y única ocasión clara en toda la noche. Como viene siendo habitual esta temporada, los jugadores confunden velocidad con precipitación, regalan balones con una facilidad sorprendente tratándose de la categoría en la que compiten y escribieron su propia historia.

Por si fuera poco, el Sevilla flaqueó atrás. Los zagueros tuvieron que intervenir continuamente, unas veces con acierto -las que menos- y otras quedándose colgados en balones laterales, permitiendo que la Real tuviese el gol en su mano una y otra vez.
El primero en avisar fue Carlos Vela. Lo hizo con un remate al poste tras un error defensivo. El segundo, Pardo, esta vez desde la frontal. Su disparo salió rozando el poste. La Real se crecía con las continuas pérdidas de balón del equipo de Míchel, desesperado en la banda.

Y no era para menos. Entre que la salida del balón desde atrás fue mala, que Campaña y Trochowski tuvieron menos protagonismo del esperado y que Manu, Jesús Navas, Negredo y Reyes sólo inquietaron en la primera parte, el partido iba camino de lo que al final se vio. Sólo el jiennense y el palaciego aportaron algo por momentos; el madrileño casi ni las olió y el utrerano se limitó a estrellarse en la misma piedra: si no juega la pelota, pese a su velocidad, es carne de derribo una y otra vez.

Sólo Palop sostuvo al Sevilla. La ocasión más clara hasta el paso por vestuarios la firmó Carlos Vela. El mexicano recibió la pelota sin oposición alguna en el segundo palo tras un centro desde la derecha... y allí emergió la figura del portero para tapar su remate a bocajarro, cuatro minutos antes del descanso.

CUAL AZUCARILLO. El pésimo partido del Sevilla tuvo continuidad en la reanudación. La Real avisó de nuevo y, pese a la aparente mejoría nervionense, el gol terminó por llegar. Era cuestión de tiempo. Lo firmó Vela. A la tercera, la vencida para el mexicano, que recibió el balón dentro del área sin oposición y lo cruzó cómodamente (m.62). No quedó ahí la cosa: cuatro minutos más tarde, Pardo culminó su buen partido con un zapatazo desde la frontal que se coló sin remisión. Partido sentenciado. Y gracias, porque el resultado pudo ser incluso más abultado.

Ficha técnica.

2.- Real Sociedad: Bravo; Carlos Martínez, Iñigo Martínez, Mikel González, Cadamuro; Pardo (Demidov, min. 76), Aranburu, Markel, Carlos Vela (Llorente, min. 89), Xabi Prieto; Agirretxe (Griezmann, min. 73).

0.- Sevilla FC: Palop; Coke, Cala, Fazio, Fernando Navarro; Trochowski, Campaña (Rakitic, min. 71), Reyes (Luna, min. 79); Jesús Navas, Negredo, Manu del Moral (Kanouté, min. 71).

Goles: 1-0, min. 64: Carlos Vela. 2-0, min. 68. Pardo.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Galicia). Amonestó a Iñigo Martínez, Manu del Moral y Trochowski.

Incidencias: Unos 19.000 espectadores en Anoeta.


  • 1