lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Deportes

Un espíritu de león en el cuerpo de un cachorro

Si históricamente el Athletic ha estado por encima del Sevilla en cuanto a aspiraciones, en el siglo XXI las tornas han cambiado. El equipo fuerte es el andaluz y el conjunto vasco se ha convertido en uno discreto sin demasiadas aspiraciones.

el 15 sep 2009 / 16:14 h.

Si históricamente el Athletic ha estado por encima del Sevilla en cuanto a aspiraciones, en el siglo XXI las tornas han cambiado. El equipo fuerte es el andaluz y el conjunto vasco se ha convertido en uno discreto sin demasiadas aspiraciones. Las glorias vividas en San Mamés han pasado a mejor tiempo.

Ni San Mamés es ya un campo temible ni el Athletic está entre los mejores equipos de la Liga ni Lezama da futbolistas de calidad cada temporada ni los vascos asustan como 'leones', pero eso sí, el Athletic sigue siendo el Athletic, pero adaptado. Adaptado a unos tiempos y a una política futbolística que le deja mal parado y que está provocando un profundo debate en las entrañas de San Mamés -que por cierto ya tiene fecha de caducidad (2011) para dar paso al nuevo San Mamés Barria- el insigne club bilbaíno sobrevive en una de las épocas más grises de su historia.

Ya no pelea por la Liga y difícilmente se acerca a los títulos, tampoco está en Europa, pero ha entendido que los nuevos tiempos hay que afrontarlos con realismo, y más en un club que no puede recurrir al potencial extranjero para reforzar su plantilla. Precisamente dosis de realismo es lo que proporciona el técnico ex sevillista Joaquín Caparrós, que si algo ha demostrado en su trayectoria es que sabe potenciar la cantera. Con él ha florecido en San Mamés Susaeta y sigue dando paso sin cortapisas a los chavales que van surgiendo de Lezama, esperando esa nueva hornada de 'cachorros' que devuelve gloria al Athletic. Todo para intentar, un año más, atar la permanencia en Primera, objetivo principal.

Por el momento si algo ha demostrado el Athletic Club en estas primeras cinco jornadas es que se encuentra más cómodo fuera de casa que en San Mamés. A domicilio ha empatado los dos partidos que ha disputado, ante el Málaga (0-0) y el Recreativo (1-1), mientras que en su estadio ya ha dejado marchar seis puntos, los que se han llevado el Almería (1-3) y el Getafe (0-1). Su primera y única victoria hasta el momento, como local, fue ante el Valladolid (2-0).

La marcha de Aduriz, uno de los máximos goleadores del equipo, ha dejado la auténtica responsabilidad anotadora en Llorente, futbolista de grandes condiciones que no termina de explotar en la medida que los vizcaínos esperan. De su estado de forma, y el de Etxeberría y Yeste dependerá el devenir de los 'leones'. Sin embargo, su línea más recia quizás sea la defensa, con los internacionales Iraola y Amorebieta y el ex sevillista Ocio.

  • 1