Deportes

Un estímulo para creer en la hazaña del Écija Balompié

El once azulino ‘redescubre’ a Juanfri y Ocaña para doblegar con total justicia a un ‘deprimido’ La Roda. La salvación, a 3 puntos.

el 05 ene 2014 / 18:21 h.

IMG_4233 Castellanos trata de imponerse a Juanfri. Foto: Emilio J. Jiménez. En el XXI, los idiomas son fuente de riqueza. En Segunda División B, un salvoconducto para la permanencia. Un Écija de raza, versátil, políglota y solidario se impuso a un rival, La Roda, en fase de depresión eterna después del adiós de su ‘9’, Arturo. El envite era una final anticipada. Sin matices. Y los pupilos de David Sánchez, inteligente en la pizarra al apostar por un 5-2-3, cumplieron. Con creces. El plantel astigitano redescubrió públicamente a Juanfri, un artillero de otro tiempo, y a Álvaro Ocaña, un lateral zurdo ingobernable con la autopista libre en banda. El once azulino presentó a cuatro fichajes en el dibujo inicial, el meta Gerardo, el mediocentro Mauro, el interior diestro George y el central Salva, jerárquico e imperial. Y fueron los antiguos, los que han soportado la zozobra y el desaliento, los que asumieron el rol protagonista. Rubén Alonso dirigió con elegancia y visión creativa la medular, Álvaro Ocaña fue un puñal inyectado en sangre en el carril zurdo y Juanfri el delantero que busca cualquier Segunda B para vivir en la zona calmada. El Écija inició el encuentro con fe. Intenso y con el pecho henchido de confianza. Y en su primer escarceo, Toscano firmó un derechazo que chocó en un zaguero rival. En la acción posterior, el gol. Cabalgada de cine de George en banda diestra, apertura a la siniestra de Rubén Alonso y Ocaña, con voz firme y el aliento podrido de rabia, selló un zurdazo que desvió Paterson para clavarlo en la red. 1-0. El crono apenas había consumido 10 minutos y en San Pablo las sonrisas circulaban de butaca en butaca. Cuestión de minutos pensaría el técnico visitante, Alberto Jiménez Monteagudo. Pero el Écija supo competir y soportar la tensión con temple. Juanfri, con las internadas de Álvaro González y el inefable George, perdonó ante Salcedo, con rostro de pánico ante el panorama. El delantero costasoleño era un auténtico incordio. Y fue en un momento crítico, en los minutos previos al asueto, cuando el bloque anfitrión anotó el 2-0. El aire escupió un balón muerto y el omnipresente Juanfri, de media volea y con un zurdazo seco y ajustado a la cepa del poste, propició el éxtasis en un graderío que se divertía con el cuadro azulino. Diversión. En la segunda mitad, David Sánchez ordenó un repliegue general de las líneas y sus pupilos se disfrazaron de vigilantes forestales para evitar el más mínimo rastro de humo. Y fue entonces cuando Salva, uno de los fichajes del mercado invernal, exhibió sus prismáticos y castigó al único pirómano manchego capaz de propagar el miedo, un Matías Saad erigido en solución de urgencia ante la repentina marcha de Arturo, un tipo insustituible en una Liga en la que el gol es un lujo. Saad alertó al debutante Gerardo en un remate que atrapó el espigado meta local. Nacho y Dopico se unieron al ataque antes del definitivo toque de queda. Sánchez recurrió a Alejo ante la fatiga de Rubén Alonso y Úbeda se instaló en la medular. Con el simbólico capitán entre líneas, el cuadro de la Ciudad del Sol fue más fiable y apenas permitió penetraciones de los estiletes de segunda línea de La Roda, entregada por entonces a una realidad justa hasta para un agnóstico. Ya no es cuestión de fe. Ficha técnica: Écija Balompié: Gerardo; Toscano, Úbeda, Salva, Javi Pérez, Álvaro Ocaña; George (Núñez, m. 90), Mauro (Humberto, m. 62), Rubén Alonso (Alejo, m. 74), Álvaro Garrido; y Juanfri. La Roda CF: Salcedo; Paterson (Raúl Espínola, m. 75), Mateo, Castellanos, Sergio Albiol; Jesús (Álvaro, m. 93); Dimas, Adri (Dopico, m. 36), Nacho, Jordi Pablo; y Matías Saad. Goles: 1-0 (m. 10) Álvaro Ocaña. 2-0 (m. 37) Juanfri. Árbitro: Pulido Santana, de Canarias. Amarilla al local Úbeda; y a los visitantes Paterson, Mateo y Dimas. Incidencias: 1.000 espectadores en las gradas de San Pablo. Una de las mejores entradas de la temporada. Césped en aceptables condiciones.

  • 1