lunes, 25 marzo 2019
09:24
, última actualización
Local

Un estudio en simios acerca la vacuna contra el sida

Un estudio llevado a cabo con simios, cuyos resultados se publican en la revista Nature, indica que es posible dar instrucciones a las llamadas células T para que protejan contra un virus similar al del VIH. Aunque esa vacuna sólo podrá utilizarse en simios y nunca en humanos, el descubrimiento que han hecho los científicos indica que podría ser viable en principio desarrollar una vacuna eficaz contra el sida.

el 15 sep 2009 / 18:07 h.

TAGS:

Un estudio llevado a cabo con simios, cuyos resultados se publican en la revista Nature, indica que es posible dar instrucciones a las llamadas células T para que protejan contra un virus similar al del VIH. Aunque esa vacuna sólo podrá utilizarse en simios y nunca en humanos, el descubrimiento que han hecho los científicos indica que podría ser viable en principio desarrollar una vacuna eficaz contra el sida.

Un equipo dirigido por Dan Barouch, del Beth Israel Deaconess Medical Center, Boston (Massachusetts, EEUU), manipuló el virus responsable del resfriado común para que se convirtiese en portador de una proteína individual del virus de inmunodeficiencia simiesca (SIV), el equivalente en los monos del VIH.

A diferencia del procedimiento seguido con otras vacunas, a los monos se les inyectó una vacuna elaborada con una cepa distinta del virus del resfriado para dar lugar a una fuerte reacción inmunológica frente a la proteína del SIV. Cuando se les administró una dosis letal del SIV, los animales vacunados pudieron defenderse del ataque del sida y conservaron la salud durante más de un año después de la infección, algo que los científicos creen que se debe al menos en parte a la poderosa reacción inmunológica generada por la vacuna.

¿En humanos? Una de las cepas del virus del resfriado utilizadas ha demostrado aumentar en las pruebas clínicas con humanos la susceptibilidad al VIH en lugar de proteger frente al virus. Por ese motivo, esa vacuna concreta no podría aplicarse nunca en las personas, pero lo importante es que parece haberse demostrado que las células T -linfocitos encargados de coordinar la respuesta inmunológica- podrían utilizarse para combatir el sida.

  • 1