martes, 23 abril 2019
10:34
, última actualización
Local

Un ex guardia civil mata a su mujer y se suicida en un cortijo de Motril

Un ex guardia civil mató ayer a su compañera sentimental propinándole cuatros cortes profundos con una herramienta eléctrica antes de suicidarse. Los dos murieron desangrados. Los cadáveres fueron hallados por el padre del presunto asesino en el cortijo de Herrera, en Motril.

el 15 sep 2009 / 16:45 h.

TAGS:

Un ex guardia civil mató ayer a su compañera sentimental propinándole cuatros cortes profundos con una herramienta eléctrica antes de suicidarse. Los dos murieron desangrados. Los cadáveres fueron hallados por el padre del presunto asesino en el cortijo de Herrera, en Motril.

Un hombre de 51 años se suicidó ayer en Motril propinándose golpes en el cuello y en diferentes partes del cuerpo con un utensilio desconocido después de asesinar a su compañera sentimental con cuatro golpes mortales producidos por una herramienta eléctrica.

El cadáver de la mujer, R.G.R de 41 años, presentaba aparentes signos de violencia y ataduras con cinta aislante en los pies cuando fue encontrado por el padre del ex agente. Éste manifestó que acudió junto a su mujer al cortijo y encontró la luz encendida y el coche de la pareja en la puerta, y se topó al entrar con una imagen "muy desagradable", tal y como declaró a los medios, ya que la pareja murió desangrada.

Según la Policía, la mujer presentaba cortes de gran profundidad producidos por una herramienta eléctrica en el cuello, un hombro, brazo y pierna. Esta última herida, la de mayor profundidad, fue la que probablemente le ocasionó la muerte. El hombre, que se encontraba de baja laboral por problemas psicológicos, trabajaba en la actualidad como vigilante de seguridad en Almería y contaba con una denuncia por malos tratos.

El padre del suicida mantiene la convicción de que su hijo no ha sido capaz de algo así ya que, dijo, era una "persona maravillosa" al igual que su nuera. Añadió que ambos mantenían una "relación de matrimonio normal".

Sin embargo, la Policía Nacional descartó la participación de una tercera persona en el suceso y concluyó que el caso se trata "con toda seguridad" de un nuevo episodio de violencia de género.

La fallecida era celadora del ambulatorio de la zona norte en El Ejido y tenía tres hijos menores de edad. Según familiares, el matrimonio pasó el fin de semana en una reunión familiar en el cortijo de Puntalón con buena parte de sus allegados y, aunque por la tarde regresaron a su domicilio almeriense, unas horas después volvieron al lugar donde más tarde se produciría el asesinato en busca de un teléfono móvil perdido.

Con este último caso de violencia machista son ya 52 las mujeres asesinadas en España en lo que va de año a manos de sus parejas o ex parejas, ocho en Andalucía y dos de ellas en Granada. De todas, un 23% había denunciado a su agresor por malos tratos o amenazas.

  • 1