Local

Un éxito que empaña el vandalismo

Los últimos datos aportados por la empresa concesionaria del servicio de bicicletas municipales reflejan en cifras un éxito que comprueba cualquiera que pase junto a un carril bici de la capital andaluza.

el 16 sep 2009 / 02:07 h.

Los últimos datos aportados por la empresa concesionaria del servicio de bicicletas municipales reflejan en cifras un éxito que comprueba cualquiera que pase junto a un carril bici de la capital andaluza. En los dos años de prestación del servicio se ha llegado a un total de seis millones de alquileres y a fecha de hoy ya hay registrados 51.576 abonados de larga duración. Se han llegado a contabilizar hasta un máximo de 33.000 usos diarios, con una media de utilización de una decena de veces por bici. El servicio se ha consolidado y forma parte ya del paisaje urbano de Sevilla, contribuyendo con su presencia a la mejora de los niveles de calidad de vida de la ciudad. Ahora bien, la gestión de semejante éxito incluye lagunas que requieren de una actuación decidida desde lo público para evitar el deterioro de este servicio. Entre ellas, el elevado número de robos de bicicletas. De las 2.500 bicis de la flota de vehículos de Sevici, constan como desaparecidas o robadas en torno a 220, y a esta cifra hay que sumar los daños vandálicos que sufren muchos de los vehículos y las 150 reparaciones diarias de bicis por averías de todo tipo. Los operarios de JcDecaux tienen instrucciones para intensificar la vigilancia y seguimiento de los daños que se producen para intentar castigar a sus autores. Así, se baraja ya la imposición de suspensiones temporales de uso de la bici a quienes sean pillados cometiendo algún acto vandálico y se analiza la posibilidad de utilizar más el recurso de las fianzas para persuadir a quien destroza las bicis de que les puede salir cara su acción. Son medidas normales que hay que apoyar para evitar que los robos y los actos vandálicos vayan agravándose y resten calidad al servicio, pero es bueno recordar que por mucha ordenanza antivandálica que haya, la mejor receta para rebajar estos índices es incidir en la necesidad de que haya más conciencia cívica y sentido del respeto para defender algo que es todos, aunque a algunos no se lo parezca.

  • 1