Local

Un exorcista para los grafitis

Al rociarlo con el limpiador, el grafiti empieza a lagrimear y se va deslizando piedra abajo, a pesar de estar sobre una superficie porosa que absorbe el color. (Foto: Antonio Acedo)

el 14 sep 2009 / 23:49 h.

TAGS:

Al rociarlo con el limpiador, el grafiti empieza a lagrimear y se va deslizando piedra abajo, a pesar de estar sobre una superficie porosa que absorbe el color. La empresa sevillana Ecochemy presentó ayer este producto como la solución a las pintadas. Y además es ecológico.

El limpiador Eco Tenn puede usarse solo, o unir sus fuerzas a un protector que repele la pintura hasta el punto de que en algunos materiales el grafiti puede quitarse rascando con la uña, como demostró ayer la empresa al presentar sus productos en el Colegio de Aparejadores.

En Alemania, de donde procede el invento, se usa incluso en monumentos históricos, de forma que por qué no iba a aplicarse en Sevilla sobre iglesias, estatuas y otras víctimas habituales del vandalismo, según explicaba ayer Marisa Tirado, gerente de la firma, con sede en Salteras y fábrica en Benacazón.

El protector está pensado para salvar a los edificios de los efectos del sol, la humedad o el fuego, aunque "en Sevilla el problema de las pintadas en las fachadas es tan importante que a veces condiciona" el revestimiento, que se elige pensando en que sea repelente antes que en cómo quedará, según admitió José Antonio Solís, presidente de los aparejadores.

Tanto, que los asistentes no sólo preguntaron por la forma de eliminar los dibujos, sino también si el producto sería adecuado para las paredes castigadas por orines y otros líquidos. "Es completamente repelente", repetían los responsables del producto, cuyos efectos demostró sobre distintos materiales Jochen Eckmann, director de la firma, que se pasó media hora limpiando grafitis de distintas piedras, usando incluso el dedo para demostrar cómo se diluye la pintura.

El limpiador no genera gases tóxicos y necesita para actuar entre dos y siete minutos, incluso si el grafiti es antiguo, por lo que sus promotores están convencidos de que podría ser usado por el Ayuntamiento para eliminar las frecuentes pintadas de los edificios públicos.

El protector resiste hasta cinco años y puede aplicarse sobre cualquier material, si decide seguirse la filosofía del más vale prevenir. Por ahora, a las administraciones les ha interesado más esa faceta, aunque de forma paradójica: Emasesa se ha interesado por el protector para cubrir los depósitos de agua del entorno de la ciudad que ha pintado, precisamente, con grafitis.

  • 1